1 de mayo de 2006

Mañana se celebra el Día Mundial del Asma, enfermedad que afecta al 10% de la población española

MADRID, 1 May. (EUROPA PRESS) -

Mañana se celebra el Día Mundial del Asma, una enfermedad que tiene una prevalencia en España entre el 5 y el 10% de la población, aunque en niños y adolescentes se sitúa entre el 10 y el 15%, según especialistas del aparato respiratorio.

Se calcula que en España el asma es responsable de 2,5 muertes por cada 100.000 habitantes anualmente. Además, el 18% de los pacientes sufre asma grave, lo que incide negativamente sobre su vida social y laboral.

Bajo el lema 'Los obstáculos para controlar el asma', la Organización Mundial de la Salud (OMS) pretende concienciar a médicos y pacientes sobre la importancia de profundizar en el tratamiento y control de esta enfermedad respiratoria crónica, que cursa con hipersensibilidad e inflamación de las vías respiratorias, produciendo una obstrucción del flujo de aire.

A pesar de que los tratamientos actuales con broncodilatadores y corticoides inhalados permiten que la mayoría de estos pacientes lleve una vida normal, según el doctor César Picado, del Servicio de Neumología del Hospital Clínic de Barcelona, "hay muchos casos de asma sin diagnosticar y un número nada despreciable de pacientes que no recibe un tratamiento adecuado a sus necesidades".

Asimismo, el doctor Carles Sanjuás, del Servicio de Neumología del Hospital del Mar de Barcelona, apuntó que "el problema no está representado sólo por los enfermos graves que no responden correctamente a los tratamientos actuales, que son una minoría, sino también por los pacientes asmáticos que se podrían beneficiar de un tratamiento adecuado ya existente y que, por diferentes motivos (infravaloración de los síntomas, incumplimiento del tratamiento, etc.), no están bien evaluados ni controlados".

La responsabilidad de esta situación recae, a su juicio, tanto sobre los médicos como sobre los pacientes. "Los primeros tienen que valorar los síntomas y prescribir el tratamiento correspondiente, mientras los segundos tienen que comprender que se trata de una enfermedad crónica y que no pueden abandonar el tratamiento, aunque los síntomas hayan desaparecido momentáneamente".

En este sentido, un estudio realizado por el doctor Ferran Morell, jefe del Servicio de Neumología del Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona, pone de manifiesto que de los pacientes asmáticos moderados y graves a los cuales se les administran corticoesteroides -que suponen el 70% del total-, sólo la mitad reconocen seguir el tratamiento.