24 de octubre de 2012

Madrid.- Un paciente indemnizado con 24.300 euros al no poder colocarle un implante y quedarse sin dientes

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Primera Instancia Número 4 de Alcorcón (Madrid) ha condenado a una dentista y a la clínica donde trabajaba a pagar una cantidad de 24.300 euros a un hombre al que le extrajeron todas sus piezas dentales con la intención de colocarle una prótesis fija, actuación que no fue posible luego al no haberse realizado las pruebas médicas y radiografías necesarias para fijar un correcto diagnóstico y tratamiento.

La sentencia del caso, que ha sido tramitado por los servicios jurídicos de la Asociación 'El Defensor del Paciente', constata que se ha producido una negligencia profesional que causó secuelas psicológicas y anímicas al paciente, incidiendo además que tuvo que pedir un préstamo para costear un tratamiento que no fue el adecuado, sin recibir una solución por parte de la dentista y la clínica cuando se constató que su estado era peor que el diagnosticado.

Los hechos se remontan a 2008 cuando el afectado, de 29 años, acudió a la clínica para recibir un tratamiento dental y se le indicó que la opción más adecuada, entre tres posibles, era de la extraerle todas las piezas dentales para colocarle luego una boca fija sobre los implantes.

El fallo, al que ha tenido acceso Europa Press, constata que se le informó de los tratamientos sin realizar una prueba radiológica, que luego se demostraría necesaria, y que posteriormente se detectó que no se le podían colocar los implantes fijos al no tener la masa ósea adecuada para ello.

"No se le proporcionó por parte de la doctora la correcta información al basarse el presupuesto elegido en un diagnóstico que partía de una situación de normalidad del hueso alveolar, lo que no era el caso", remarca la sentencia para subrayar que, en consecuencia, el paciente no pudo elegir libre y voluntariamente.

El tribunal constata que hubo falta de diligencia con parte de la doctora y responsabilidad subsidiaria de la clínica, que además le ofreció la posibilidad de financiar el tratamiento, y que las secuelas dejaron una "profunda tristeza" y "ansiedad" al afectado.

Por su parte, el 'Defensor del Paciente' que el juzgado efectúa una valoración de la cuantía indemnizatoria que se centra básicamente en el establecimiento de daños morales.