8 de julio de 2009

Madrid.-CCOO, UGT, ADSP, FRAVM y PSOE se oponen al proyecto de Libre Elección de Medico, un proyecto "muy exótico" pero innecesario

Creen que el verdadero objetivo es establecer el área única de salud, desregular el sector, e incentivar la entrada de capital privado

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos CC.OO. y UGT y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSP) se reunieron hoy con el Grupo parlamentario socialista para trasladarle su oposición al anteproyecto de Ley de Libre Elección de Médico, que permitirá escoger médico de familia, pediatra o enfermero de Atención Primaria y de facultativo y hospital en Especializada, ya que la libertad de elección está asegurada por ley a nivel nacional.

El presidente de la asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, Marciano Sánchez Bayle, dejó muy clara su posición acerca de la iniciativa desde un primer momento señalando que es "un proyecto muy exótico" que "no regula la libre elección", sino que da capacidad al Gobierno regional para establecer el área única sanitaria haciendo desaparecer las once existentes en la actualidad.

Así, Sánchez Bayle explicó que la ley da "carta blanca" al Ejecutivo liderado por Esperanza Aguirre para el desarrollo de los reglamentos. El secretario de política social de UGT de Madrid, Juan Luis Martín Sierra, fue más allá y destacó que esto hará que la ley esté menos respaldada por la sociedad, ya que no se acordará mediante los diferentes órganos políticos y sociales existentes en la sociedad. De hecho, al ser reglamentos, la portavoz de CC.OO. Ana González, apuntó que quedará fuera de control parlamentario.

Tras destacar que la ley es una más de las "ocurrencias varias" del Ejecutivo autonómico en materia sanitaria, González destacó que "ya está regulada" y que lo que se busca es "dar un paso más en la desregulación y fragmentación del sistema sanitario público madrileño" e introducir la "mercantilización" en la sanidad, González indicó que el proyecto incluye el Área Única, que supondrá que luego se tendrá que "subdividir el territorio" para no generar caos.

En esta línea, Sánchez Bayle indicó que la Comunidad tiene pensado dividir luego la región en 7 zonas, que no se llamarán áreas sanitarias, y añadió que lo que quiere es "deteriorar el sistema público". En esta línea, el portavoz de UGT afirmó que la movilidad de pacientes es posible dependiendo de la "flexibilidad y permeabilidad" de la Consejería en la Libre elección y destacó que el proyecto sólo beneficiará a un dos por ciento de la población, que son los que están "insatisfechos" con su médico habitual, y que UGT estimó en 125.000-150.000 personas, aproximadamente.

"LEY COMO LA DE MARY POPPINS"

Por su parte, el presidente de la FRAVM, Nacho Murgui, dijo que la ley es como de "Mary Poppins" ya que te pone "un poco de azúcar en la píldora" para que no te des cuenta de que en realidad, detrás de la libertad de elección se encuentra el establecimiento del área única de salud.

Tras destacar que la medida es una "cortina de humo" Murgui reclamó más dinero y recursos materiales para la construcción de infraestructuras para la sanidad pública, así como más personal. De hecho, fue más allá y reclamó la construcción de 42 centros de salud y 20 centros de especialidades (CEP) así como la contratación de 1.200 médicos de familia, enfermeras, y 1.000 pediatras para hacer frente a las necesidades de los ciudadanos.

Preguntados por las críticas al número de delegados sindicales y por si estarían dispuestos a reducir su representación si no se llevara a término el proyecto, la representante de CCOO indicó que el derecho a la salud y a la representación sindical "no son derechos intercambiables en ningún caso". Por su parte, el portavoz de UGT preguntó si se está en contra de lo establecido en la Constitución y añadió que "no tiene inconveniente" en mermar su representación.

La portavoz socialista, Maru Menéndez, criticó el proyecto por ser una "propuesta demagógica y falaz", que lanza "un mensaje encubierto tras unas palabras positivas, como es la libre elección de médico, cuando lo que esconde exactamente los contrario: la ruptura de la buena accesibilidad de la ciudadanía al servicio sanitario y del principio de equidad".

Así, tras criticar el aplazamiento hasta octubre de la aprobación de la ley avanzó que presentarán una enmienda a la totalidad en el pleno que se celebrará en el mes de julio.

Por su parte, el portavoz popular en la materia, Javier Rodríguez, afirmó que la medida "garantiza la equidad del sistema sanitario a los ciudadanos" que no se van a ver obligados a ir o al sistema público o al privado. Además, señaló que todo lo que han ido diciendo "se ha demostrado que es falso" y consideró que lo que hacen es "defender sus intereses".

En este sentido, el portavoz del PP, David Pérez, dijo hoy que "los madrileños deben saber que el PSOE quiere impedir que puedan elegir libremente asistencia sanitaria", y tildó este hecho de "gravísimo e indignante".