22 de febrero de 2006

Ley Antitabaco.- Salgado acusa a las CC.AA. del PP de preocuparse más por ampliar la permisividad que restringir

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, acusó hoy a las comunidades autónomas gobernadas por el PP de estar más preocupadas por intentar ampliar la permisividad con el tabaco que por restringir las posibilidades de consumo de estos productos.

"A veces las comunidades en las que gobierna su partido parecen más preocupadas en intentar ampliar la permisividad con el tabaco que en restringir las posibilidades de consumo de esos productos", respondió Salgado en el Pleno del Senado a una pregunta del Grupo Popular, al que agradeció su sensibilidad ante los problemas del tabaquismo.

No obstante, reclamó a los 'populares' que transmitieran esa sensibilidad a los responsables de las comunidades en las que gobierna el PP, señalándoles que una ley aprobada en las Cortes es "obligación de todos respetar" y sólo puede modificarse por otra ley aprobada en el Parlamento nacional.

Además, defendió que la "leve" modificación de la Ley de Medidas sanitarias contra el tabaquismo y reguladoras, de la venta, suministro, consumo y publicidad de productos de tabaco que se ha recogido en un Real Decreto Ley de 10 de febrero compatibiliza la filosofía de la ley con la disponibilidad del suministro de tabaco a los fumadores.

En este sentido, recordó que se establecen dos canales de venta: manual, reservada a los estancos, y máquinas expendedoras, que --con el decreto ley-- se aclara que pueden ubicarse también dentro de los quioscos de prensa, además de en los locales en los que no esté prohibido fumar y zonas habilitadas para fumadores de bares, restaurantes y hoteles.

CLARIFICAR LA VENTA

"El decreto ley ha aclarado que esas máquinas pueden ubicarse también dentro de los quioscos de prensa", afirmó para defender que, con esta modificación normativa, el Gobierno ha pretendido "clarificar" la aplicación en determinados ámbitos asegurando el objetivo de "controlar y restringir" el acceso a los productos del tabaco, especialmente de los menores.

Además, la titular de Sanidad subrayó que la exigencia de que los quioscos cuenten con una autorización administrativa permitirá controlar "con eficacia" el mercado, además de que al tener que cumplir los requisitos de instalación y control de esas máquinas se va a dificultar el acceso de los menores.

"No debemos olvidar que los quioscos de prensa se centran en el desarrollo de una actividad que podríamos calificar de servicio público y colaborar en el sostenimiento de esa actividad en un momento de profundos cambios en la forma de distribución de la prensa escrita, es ayudar al mantenimiento de esos servicios", agregó.

Por otra parte, señaló que los días y horarios de apertura de los quioscos, "en gran parte", no coinciden con los de otros puntos de venta de tabaco, y que, ante posibles problemas de logística, los fabricantes de máquinas expendedoras han asegurado que hay posibilidades técnicas y modelos adaptados perfectamente a esta necesidad.

Sin embargo, la senadora del PP María del Carmen de Aragón, que preguntó por los motivos del Gobierno para modificar la Ley Antitabaco, criticó a la ministra de abrir una "caja de truenos" con estos cambios, realizados --a su juicio-- por "su propia contrariedad". También lamentó que Sanidad acusara a la Comunidad de Madrid de atentar gravemente contra salud de madrileños y el Parlamento español.