29 de noviembre de 2006

La leche podría sustituir a los contrastes orales en pruebas gastrointestinales

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La leche podría sustituir a los contrastes orales en pruebas gastrointestinales, según un estudio del 'St. Luke's-Roosevelt Hospital' en Nueva York que se ha hecho público durante la reunión anual de la Sociedad Norteamericana de Radiología que se celebra estos días en Chicago (Estados Unidos). Los resultados de la investigación muestran que la leche es tan eficaz como uno de los contrastes orales estándar para dilatar los intestinos y aportar claridad en la visibilidad de la pared intestinal en la toma de imágenes por tomografía computerizada.

Según Lisa R. Shah-Patel, una de las autoras del estudio, "se están consiguiendo resultados similares a los que se obtienen con el agente de contraste estándar y los pacientes son más receptivos ante la idea de beber leche ya que es parte de su rutina diaria".

Las imágenes de tomografía computerizada del tracto gastrointestinal suelen realizarse para analizar el dolor abdominal. Cuando el trastorno hace necesaria la visualización de la pared del intestino delgado debe utilizarse un agente de contraste oral. Este agente funciona con un contraste intravenoso que permite una mejor visualización de la pared intestinal y aclara la delimitación entre la cavidad intestinal y el tejido blando.

Cuando se utiliza la leche, la cavidad intestinal aparece como oscura, mientras que la pared intestinal brilla debido al contraste intravenoso. La cavidad intestinal oscura contrasta con la pared intestinal brillante lo que convierte en más visible cualquier prueba de enfermedad en la pared de los intestinos.

Los investigadores estudiaron a 179 pacientes adultos que pasaban por tomografía computerizada con contraste oral e intravenoso por molestias abdominales para comparar la rentabilidad y tolerancia de la leche frente al agente estándar 'VoLumen'. De ellos, 62 pacientes recibieron en tratamiento estándar y 117 recibieron leche. De los 57 pacientes tratados con Volumen que completaron el cuestionario posterior 24 de ellos (24 por ciento) experimentaron molestias abdominales como calambres, diarrea y nauseas, mientras que sólo 27 de los 117 pacientes (el 23 por ciento) que recibieron leche informaron de malestar abdominal.

De forma global, los resultados muestran que la leche es tan efectiva como 'VoLumen' para dilatar los intestinos y aportar claridad en la visibilidad de la pared intestinal. El precio también se consideró un factor a tener en cuenta, ya que el importe de la prueba pasó de 18 dólares a 1,39 dólares por paciente.

Los investigadores señalan que la sustitución del agente de contraste tradicional por la leche no sólo supone un ahorro en los costes sino también un sistema para que los pacientes no rehúsen realizarse estas pruebas debido a que no desean tomar los contrastes orales, sobre todo en el caso de los niños.