16 de marzo de 2012

Junta andaluza pide al Gobierno de Rajoy que descarte el copago y asuma la "fórmula andaluza" de control del gasto

Afirma que se podrían ahorrar 1.219 millones en todo el país, lo que equivaldría a poner 1,25 euros por receta

ALMERÍA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta de Andalucía y candidato a la reelección por el PSOE-A, José Antonio Griñán, ha pedido este viernes al Gobierno de Mariano Rajoy que descarte el copago y asuma "la fórmula andaluza" de control del gasto farmacéutico, --que incluye, por ejemplo, la subasta de medicamentos--, de manera que se podrían ahorrar unos 1.219 millones de euros en todo el país, lo que equivaldría a poner 1,25 euros por receta.

En declaraciones a los periodistas en Almería, Griñán ha advertido de que el copago farmacéutico significa un mayor coste en burocracia que lo que se puede ahorrar en beneficio, además de ser "profundamente injusto".

Ha expuesto que si se analiza el gasto farmacéutico del año 2011, se verá que el gasto por receta de Andalucía ha sido un "15 por ciento más bajo que el gasto por receta del resto de comunidades autónomas".

Ello significa, a su juicio, que si Andalucía exportara su modelo de control del gasto farmacéutico a toda España y se decidiera en el país hacer la prescripción por principio activo, la receta electrónica o la subasta de medicamentos, se podrían ahorrar exactamente unos 1.219 millones de euros, lo que sería el equivalente a poner 1,25 euros por receta.

En este sentido, José Antonio Griñán ha recalcado que no es necesario el copago, sino que lo conveniente y necesario es que se haga en el resto de España el mismo ahorro de gasto farmacéutico que el que se está haciendo en Andalucía.

El copago implica, según el presidente, que son los ciudadanos los que tendrían pagar, mientras que en Andalucía se financia el mejor medicamento al mejor precio y, al mismo tiempo, comprarlo por subasta pública, de manera que ahorremos recursos. "En todo caso, será un menor beneficio para la cuenta de resultado de las multinacionales de farmacia y no para el bolsillo de los ciudadanos".