10 de marzo de 2006

Italia.- Dimite el ministro de Sanidad, acusado de espiar a rivales cuando era presidente de la región del Lazio

ROMA, 10 Mar. (de la corresponsal de EUROPA PRESS C. Giles) -

El ministro de Sanidad italiano, Francesco Storace, presentó hoy su dimisión, después de las acusaciones publicadas esta semana por los medios de comunicación de que había espiado a sus rivales durante la campaña electoral del año pasado para la presidencia de la región del Lazio.

Storace, quien ayer desmintió las acusaciones aparecidas en algunos medios en las que se afirmaba que cuando era presidente de la región del Lazio (cuya capital es Roma) ordenó espiar, antes de las elecciones regionales, a sus rivales Alessandra Mussolini y al candidato del centro izquierda Piero Marrazo, explicó que su decisión busca que esto sea "instrumentalizado por el centro izquierda" de cara a las generales del 9 de abril.

"La simple sospecha de que yo pueda haber construido una maniobra política contra mis adversarios me crea dolor y me indigna", afirmó Storace en un comunicado, en el que se añadía que "tiene el derecho de defenderse y de conocer la verdad para proteger su honor personal y político".

El presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, tildó en un comunicado la dimisión del ministro "como un gesto de absoluta generosidad que tiene como intención evitar daños en el Gobierno" y expresó a Storace "toda" su "solidaridad y estima".

Los medios de comunicación acusaban al ministro de su implicación en un caso de espionaje político, que salió a relucir después de la detención de al menos 16 personas, entre los que se encuentran 11 investigadores privados, dos miembros del cuerpo de la Guardia Financiera, un inspector de la Policía y dos empleados de la compañía de telefonía móvil TIM, que se dedicaban al espionaje industrial.

El caso se refiere a las elecciones regionales del año pasado, cuando la lista política de Storace denunció que el partido de la nieta de Mussolini, Alternativa Social, había añadido firmas falsas para llegar al número que pide la ley para presentar una candidatura.

La prensa también revela que durante el período preelectoral fue espiado y seguido el candidato del centro-izquierda a la región de Lazio, Piero Marrazzo, principal rival de Storace y que finalmente ganó los comicios.

Según los medios de comunicación, para saber el dato de las firmas falsas, alguien se había introducido sin autorización en los ordenadores del Ayuntamiento de Roma. Además los diarios afirman que uno de los detenidos, Pierpaolo Pasqua, titular de la agencia de investigación SSI, estaba en contacto con Niccolò Accame, portavoz de Storace. El ex presidente de la región de Lazio admitió que mantuvo contactos con la agencia SSI durante la última campaña electoral, pero sólo para comprobar que no se les estaba espiando a ellos.

Hoy los medios de comunicación publicaban algunas interceptaciones telefónicas donde Pierpaolo Pasqua y el portavoz de Storace se comentaban detalles sobre las operaciones de espionaje a la nieta de Mussolini y la mujer de Marrazzo.

REACCIONES

Para Gianfranco Fini, líder del partido al que pertenece el ministro de Sanidad, Alianza Nacional (AN), "Storace ha dado a todos una lección de moralidad política. Ahora exigimos la verdad", anotó.

Desde la oposición, el secretario de "Democráticos de Izquierdas" acusó a AN, de esconder demasiados "trapos sucios", como las financiaciones de Parmalat a través del ministro de Agricultura, Gianni Alemanno. Asimismo, el presidente de "Los Verdes", Alfonso Pecoraro Scanio, apuntó que "las dimisiones de Storace eran un deber ante acusaciones gravísimas" y pidió que se le sustituya inmediatamente debido a que el país vive "la emergencia de gripe aviar".

El ministro de Sanidad es el sexto ministro que presenta su dimisión en los cinco años de legislatura del Gobierno Berlusconi. La última dimisión se produjo hace unas semanas cuando el ministro de Reformas, Roberto Calderoli fue invitado por el mismo Berlusconi a presentar su renuncia después de mostrar en televisión una camiseta con una de las caricaturas sobre Mahoma.