17 de julio de 2015

El ISCIII pone en marcha su campamento científico para acercar y promover las vocaciones científicos a los más pequeños

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Acercar la ciencia y promover las vocaciones científicas de los más pequeños son dos de los objetivos principales del 'Campamento Científico' del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) que, hasta el próximo 4 de septiembre, se desarrollará en las instalaciones del 'Campus de Chamartín' del instituto y uno de los escasos campamentos urbanos abiertos en el mes de agosto.

El campamento aúna ocio y ciencia, ofreciendo una alternativa diferente de aprendizaje para los meses de verano. Se trata, tal y como ha informado el organismo, de que los más pequeños se acerquen a la ciencia de una manera lúdica y divertida pero sin perder el rigor educativo y científico.

Para ello, se han organizado dos programaciones diferentes de actividades y experimentos con la idea de que los participantes, si lo desean, puedan estar dos semanas consecutivas. Además de los talleres de experimentos y acercamiento a la ciencia a través de diferentes formatos, los asistentes complementan las actividades con tareas en 'La Huerta de la Salud', actividades deportivas científicas y visitas a centros del ISCIII y Museos.

CIENCIA AL LADO DE LA CIENCIA

Asimismo, los pequeños tendrán la oportunidad de realizar "experimentos" adaptados a su edad y conocimientos, para lo cual se organizan laboratorios diseñados para abordar el proyecto del día: la maqueta de un volcán, un cohete que quizás llegue a Plutón, fabricar un autogiro o emular a alguno de sus científicos favoritos, son algunas de las variadas tareas que los pequeños científicos abordan en su estancia en el Campamento.

Mientras, a pocos metros de ellos, los investigadores "mayores" trabajan para tratar de encontrar soluciones al cáncer, a las enfermedades tropicales o a las cardiovasculares ya que el 'Campus de Chamartín' alberga centros como el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) o el Centro Nacional de Medicina Tropical.

Otra manera de acercarles a la ciencia son las actividades organizadas en torno a la 'Huerta de la Salud', donde se les permite seguir los ritmos de la naturaleza y aprender las ventajas que tiene llevar a cabo una dieta saludable en la salud y en la calidad de vida de las personas, tratando de concienciar las repercusiones negativas que sobre la misma tiene no seguir una adecuada alimentación que incluye el consumo de vegetales, hortalizas, frutas y verduras.