17 de junio de 2019

Investigadores proponer eliminar los PFAS de productos en los que existe una sustancia química alternativa

Investigadores proponer eliminar los PFAS de productos en los que existe una sustancia química alternativa
PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La exposición humana a sustancias químicas innecesarias y potencialmente nocivas podría reducirse considerablemente si los fabricantes las añadieran sustancias solo cuando sean realmente esenciales para la salud, la seguridad y el funcionamiento de la sociedad, según las conclusiones de un estudio publicado este lunes en la revista 'Environmental Science: Processes & Impacts'.

En este trabajo, investigadores de la Universidad de Estocolmo (Suecia) proponen un marco basado en el concepto de 'uso esencial' para determinar si una sustancia química es realmente necesaria en una aplicación particular. Demuestran su idea en una clase de productos químicos sintéticos conocidos como PFAS (sustancias perfluoroalquilas y polifluoradas).

Los PFAS se utilizan en muchos bienes de consumo debido a sus propiedades únicas como la repelencia al agua y a las manchas. Sin embargo, un número creciente de científicos y profesionales sanitarois expresan su preocupación por estos productos químicos, ya que persisten durante mucho tiempo, se filtran en el agua y suelo y pueden afectar negativamente a la salud de las personas y a la vida silvestre.

Los problemas de salud humana relacionados con la exposición a ciertos PFAS incluyen cáncer de riñón y de testículo, disfunción hepática, hipotiroidismo, colesterol alto, colitis ulcerosa, menor peso y tamaño al nacer, obesidad y disminución de la respuesta inmunológica a las vacunas.

El estudio clasifica muchos usos del PFAS como 'no esenciales'. Por ejemplo, el estudio señala que puede ser cómodo tener pantalones cortos de surfistas que repelen el agua, pero en este caso apuntan que "no es esencial". Otros productos analizados incluyen productos de cuidado personal y cosméticos, repelencia al agua duradera y resistencia a las manchas en textiles, materiales en contacto con alimentos, dispositivos médicos, productos farmacéuticos, suministros de laboratorio y ceras para esquiar.

Algunos usos pueden considerarse esenciales en términos de salud y seguridad, por ejemplo, las espumas contra incendios, pero "se han desarrollado alternativas funcionales que pueden ser sustituidas", insisten.

"Nuestra esperanza es que este enfoque pueda animar a los fabricantes, minoristas y usuarios a considerar la eliminación gradual y la sustitución del uso de PFAS. Un punto de partida sería la eliminación de sus múltiples usos no esenciales, que son impulsados principalmente por las oportunidades del mercado", comenta el autor principal del trabajo, Ian Cousins.