11 de marzo de 2014

Investigadores españoles describen el declive que sufren las células madre musculares causantes del envejecimiento

Investigadores españoles describen el declive que sufren las células madre musculares causantes del envejecimiento
WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El grupo de investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), liderado por la experta de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) e ICREA, Pura Muñoz-Cánoves, ha publicado recientemente un estudio en la revista 'Nature' que describe el declive que sufren las células madre musculares al activarse una vía de señalización asociada a la senescencia celular, al envejecimiento.

Las células madre musculares, también denominadas células satélites, permanecen en estado de quiescencia hasta que se presenta una lesión o estrés muscular, momento en que se activan para dividirse y formar nuevas fibras musculares y nuevas células madre, reconstruyendo el músculo.

En este sentido, la investigación ha demostrado cómo, en ratones geriátricos, estas células pierden su capacidad regenerativa, debido a la activación de una vía de señalización asociada a la senescencia celular, por la cual estas células pierden su capacidad para dividirse.

Este fracaso de la maquinaria de regeneración de las células madre musculares impide que se reemplacen las fibras musculares dañadas y que combatan así la sarcopenia --pérdida de masa muscular esquelética característica del envejecimiento en los seres humanos--, convirtiéndose en una de las principales causas de incapacidad física y pérdida de la independencia en la población más longeva.

Hasta el momento, se conocía que las funciones regenerativas de estas células madre disminuían con el envejecimiento. Ahora, Muñoz-Cánoves y sus colaboradores han desvelado que, en ratones, las células satélite geriátricas sufren cambios intrínsecos que son irreversibles y que llevan a estas células a transitar de un estado de latencia/quiescencia a un estado en el cual el crecimiento y la expansión ya no son posibles.

"Este estudio proporciona una base para atenuar la pérdida de capacidad regenerativa del músculo en personas de edad muy avanzada, al presentarse esta misma vía de señalización en humanos, y supone un avance importante para seguir avanzando en la investigación de las enfermedades neurodegenerativas de tipo neuromuscular", ha explicado la experta.

En el artículo han participado también los investigadores Pedro Sousa-Víctor, Susana Gutarra, Laura García-Prat, Laura Ortet, Vanessa Ruiz-Bonilla, Mercè Jardí, Antonio L. Serrano, Eusebio Perdiguero y Pura Muñoz-Cánoves, de la Universidad Pompeu Fabra/ICREA y miembros de CIBERNED; Javier Rodríguez-Ubreva y Esteban Ballestar, del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge; y Susana González del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares.