18 de noviembre de 2008

Investigadores de Autónoma de Barcelona revelan que el aceite de oliva virgen ralentiza el crecimiento de cáncer de mama

BADAJOZ, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Médicos de Badajoz fue hoy el escenario donde se dieron a conocer los resultados de una investigación, realizada desde 1984 por un equipo multidisciplinar de la Universidad Autónoma de Barcelona, que ha revelado que el consumo de aceite de oliva virgen ralentiza el crecimiento de los tumores del cáncer de mama.

Estos resultados serán presentados mañana de forma oficial dentro del XVI Certamen Internacional de Cine Médico, Salud y Telemedicina (Videomed) que estos días se celebra en Badajoz, a cargo del director del equipo investigador el doctor Eduardo Escrich.

Así, Escrich explicó hoy que los estudios animales con tumores inducidos y el uso de dietas basadas en grasas vegetales del aceite virgen extra han "demostrado que se enlentece el crecimiento del tumor del cáncer de mama y se retrasa el curso clínico de la enfermedad".

Además, esta investigación ha puesto de manifiesto que ha vista de microscopio, los tumores inducidos en ratas y en células humanas de cultivo, los tumores muestran "menor grado de malignidad" tras el uso del aceite, junto a estudios biológicos moleculares que han permitido ver cómo de beneficioso es este aceite para reducir la incidencia del cáncer de mama una vez se ha detectado.

En este sentido, el doctor Escrich recalcó que las investigaciones se han basado en la reducción del crecimiento de los tumores y su menor grado de malignidad, lo que se conoce como prevención secundaria, y que actualmente se trabaja en la prevención primaria, es decir los posibles beneficios del aceite para que el cáncer no aparezca y también sobre su incidencia en la metástasis.

RECOMENDACIÓN DE USO

Eduardo Escrich dijo que la "recomendación" es usar las grasas de forma que "no superen el 30 ó el 25 por ciento de las calorías diarias", equilibrando el consumo hacia el aceite de oliva virgen y las grasas de pescado y eliminando "en lo posible" las que proceden de los saturados grasos animales y los aceites de semillas.

En este sentido, el investigador añadió que el beneficio del aceite de oliva virgen se da si éste se consume en "poca cantidad y de mucha calidad", incorporándolo en la alimentación como hábito saludable "con moderación".

También recomendó que se utilizara el aceite de oliva como "alimento completo, sin aislar alguno de sus componentes en distintos fármacos", una utilización moderada que ya ha demostrado también sus beneficios en el cáncer de colón, recto y próstata, las enfermedades cardiovasculares, colesterol o de metabolismo.

FUNDACIÓN PATRIMONIO OLIVARERO

Escrich estuvo acompañado en su comparencia por el director general de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, Álvaro González-Coloma, quien señaló que la organización que ha sufragado estas investigaciones con el "objetivo fundamental de buscar una cura para el cáncer".

La Fundación es una entidad privada que agrupa a todo el sector productivo olivarero, que se encarga de la promoción de actividades que "favorezcan el conocimiento y consumo" del aceite de oliva, así como a "financiar investigaciones médicas para valorar qué tipo de alimentación contribuye a una mejor calidad de vida".

González-Coloma explicó que el aceite de oliva, especialmente el virgen extra, se consume por "tradición" en los países productores y "no por convicción de que es mejor que otros por ser la única grasa natural que consumen los humanos sin perder sus componentes, incluso a altas temperaturas", de forma que el consumo mundial del aceite de oliva se reduce al 2 por ciento del total producido.