12 de diciembre de 2012

El Instituto Danone-Martí Henneberg premia al director científico del IMIBIC por sus investigaciones en nutrición

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital Reina Sofía y director científico del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), Francisco Pérez Jiménez, ha sido premiado por el Instituto Danone-Martí Henneberg por sus investigaciones en nutrición, alimentación y salud.

El premio, dotado con 20.000 euros, destaca así su trayectoria investigadora, clave en la definición de los beneficios de la dieta mediterránea y del aceite de oliva como grasa fundamental de una dieta saludable.

De hecho, sus estudios fueron destacados por la agencia estadounidense del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) entre los de máxima calidad para autorizar la emisión de mensajes de alimento saludable para el aceite de oliva.

Especialmente destacados son sus trabajos de nutrigenómica, base de un nuevo paradigma según el cual los beneficios de los alimentos se extienden más allá del colesterol, al producir efectos saludables antioxidantes, antiinflamatorios y antitrombóticos, modulando la biología del ser humano.

La nutrigenómica, ciencia nacida hace apenas una decena de años, es la base de una futura nutrición personalizada. Basado en este conocimiento el grupo de investigación del profesor Pérez Jiménez ha participado el desarrollo de una herramienta, 'Nutri incode', que integrando el conocimiento procedente de datos clínicos, estilo de vida y genética permite proporcionar recomendaciones personalizadas para el manejo de la obesidad y sus complicaciones, tanto dietéticas como del estilo de vida e incluso el tipo de aproximaciones terapéuticas.

Finalmente, sus actuales estudios están permitiendo poner en evidencia el efecto de la dieta mediterránea no sólo sobre la salud sino sobre la calidad de vida y la percepción de bienestar, hecho éste que puede ser clave en la alimentación del futuro.

LOS ANÁLISIS DE SANGRE NO DEBERÍAN HACERSE EN AYUNAS

Asimismo, una de las conclusiones más llamativas de las investigaciones del Pérez Jiménez es que los alimentos tienen un efecto inmediato en la salud, frente a la idea tradicional, según la cual su efecto se produce cuando se consumen por un tiempo prolongado, como se admitía hasta ahora. Por ello, esos efectos deberían medirse después de comer, en el denominado estado postprandial.

El grupo de investigación del doctor Pérez Jiménez se ha interesado también en el estudio de los efectos postprandiales de las grasas, que son los nutrientes que tienen efectos inmediatos más evidentes sobre el estado de salud.

Según han observado, los lípidos (grasas) ingeridos a primera hora de la mañana tienen una influencia en el estado de oxidación e inflamación de nuestras arterias durante todo el día, por lo que una medición en ayunas no permitiría detectar dichos efectos. Sus estudios han demostrado también que los nutrientes tienen además una función moduladora en el metabolismo por medio de la que pueden incluso activar o desactivar genes en el estado postprandial.

Pérez Jiménez ha realizado investigaciones que demuestran por ejemplo, como la misma cantidad de grasa ingerida en un desayuno, produce reacciones diferentes de inflamación y oxidación arterial durante el día muy diferentes si esa grasa se trataba de mantequilla o aceite de oliva.

Estos estudios son básicos para llegar a modular la lipemia postprandial --la acción de las grasas sobre nuestras arterias después de comer-- por medio de la selección de los alimentos, con lo que se conseguiría una importante mejora de la salud cardiovascular a través de la alimentación.