3 de octubre de 2007

Las infecciones de transmisión sexual son una de las principales causas de esterilidad, según la Fundación Tambre

Las infecciones de transmisión sexual son una de las principales causas de esterilidad, según la Fundación Tambre

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

"Las infecciones de transmisión sexual son una de las principales causas de esterilidad" afirmó hoy el presidente de la Fundación Tambre, el Doctor Pedro Caballero. Para evitar la transmisión de estas enfermedades e informar a los jóvenes de hábitos sexuales saludables, la Fundación Tambre participará hoy y mañana en la 'Feria Universitaria Universia Redkampus', para atender con especialistas las dudas de los jóvenes.

Según señaló Caballero en un comunicado, la concienciación de la adolescencia sobre la utilización de métodos anticonceptivos "es primordial para prevenir un gran número de casos de esterilidad" por lo que apuesta por la educación sanitaria "desde la escuela".

Muchas infecciones ginecológicas, apuntó el doctor, pueden dañar en la mujer las trompas de Falopio de manera irreversible y causar esterilidad. Algunas de estas infecciones, añadió Caballero, "pasan inadvertidas, sin síntomas". Por este motivo, recomendó someterse "desde edades tempranas a visitas periódicas al ginecólogo".

En este sentido, el ginecólogo de la Clínica Tambre, el doctor Juan Manuel Martínez de María, explica que "es esencial" que los jóvenes, cuando comiencen sus primeros contactos sexuales, dispongan de "la información necesaria acerca de los métodos contraceptivos y especialmente los llamados de barrera, como el preservativo, para impedir la transmisión de enfermedades como la hepatitis, el SIDA u otras que, si bien menos graves inicialmente, pueden ocasionar problemas serios de infertilidad futura".

UN MILLÓN DE PERSONAS NECESITAN AYUDA PARA CONCEBIR

En nuestro país, más de un millón de parejas necesitan de ayuda médica para poder tener un hijo sano, según la Fundación Tambre. En gran parte, se debe a que la edad media en la que la mujer española se decide a tener su primer hijo se ha ido incrementando y ya alcanza los 37 años, lo que dificulta la capacidad de procreación.

Asimismo, en la última década el número de ciclos de reproducción asistida que requieren de un donante ha crecido. En la actualidad, 3 de cada 10 parejas que se someten a técnicas de reproducción asistida necesitan de un donante de gametos --óvulos o semen-- para poder tener un hijo. De forma anual, se estima que, alrededor de 4.000 niños nacen ya por inseminación de donante.

El doctor Martínez explicó que "la mayor parte son casos de parejas que deben recurrir a la donación de ovocitos. El retraso a la hora de decidir tener un hijo es la principal causa, y ello se debe a que la fertilidad de la mujer comienza a declinar a partir de los 30 años, con una disminución importante a partir de los 40".

En el caso de los hombres, y a pesar del avance de las técnicas de reproducción asistida, que han hecho posible el embarazo en varones con serios problemas de fertilidad, la utilización del semen de donante es todavía una técnica ampliamente utilizada.