1 de julio de 2016

La industria farmacéutica destinó 207 millones en 2015 a pagar a médicos por formación y prestación de servicios

La industria farmacéutica destinó 207 millones en 2015 a pagar a médicos por formación y prestación de servicios
SEMERGEN

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La industria farmacéutica invirtió el pasado año en España 119 millones de euros en ayudas para que profesionales sanitarios pudieran acudir a actividades científicas y reuniones profesionales, además empleó 88 millones de euros en retribuciones por servicios profesionales.

A estos 207 millones hay que sumar 66 millones de euros por parte del sector para apoyar la celebración, a través de organizaciones sanitarias, de actividades científicas y reuniones profesionales; y, por otro lado, hizo donaciones a organizaciones sanitarias que prestan servicios de asistencia sanitaria social o humanitaria por valor de 33 millones de euros.

La patronal de la industria farmacéutica, Farmaindustria, ha dado a conocer este viernes estos datos cumpliendo con la iniciativa de transparencia europea que han adoptado de manera "pionera" y "voluntaria" las compañías adheridas al Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica en España, y que tiene como objetivo hacer un ejercicio de transparencia respecto a las relaciones entre la industria, organizaciones y profesionales sanitarios.

"Toda la industria y todos los profesionales sanitarios queremos que el valor de nuestra colaboración se conozca, y estoy convencido de que esta iniciativa contribuye a ello: es pionera, no tiene precedentes en otros sectores privados y está en línea con las crecientes expectativas de la sociedad en materia de transparencia. Sin duda, reforzará la confianza de la población, y especialmente de los pacientes", ha señalado el presidente de Farmaindustria, Antoni Esteve.

La patronal está convencida de los beneficios para el sector de esta iniciativa, que se enmarca dentro de la autorregulación de este sector, y, por ese motivo, ha anunciado que se sancionará a aquellos laboratorios que no hagan públicos de forma individualizada los pagos directos e indirectos que realicen a profesionales y organizaciones sanitarias en España.

En concreto, se establecen tres grupos de infracciones (de 6.000 a 120.000 euros, de 120.001 a 240.000 euros, y de 240.001 a 360.000 euros) en función de la gravedad del incumplimiento, que sería máxima en caso de causar un daño directo a la reputación de la industria e incluso podría conllevar la expulsión de la patronal. Cabe decir que, a partir de ahora, cada mes de junio están obligadas a publicar las colaboraciones realizadas el año anterior.

En esta primera ocasión, según han informado fuentes de Farmaindustria consultadas por Europa Press, todas las compañías farmacéuticas asentadas en España han publicado sus datos entre los días 20 y 30 de junio, tal y como se ha establecido.

¿QUÉ SE CONSIDERA FORMACIÓN Y PRESTACIÓN DE SERVICIOS?

La industria farmacéutica contribuye a la formación científica y clínica como una muestra clara del compromiso del sector. Así, consideran que las actividades científicas y los congresos y reuniones profesionales son el instrumento clave para mejorar el conocimiento de los profesionales sanitario.

En 2015 casi el 95% de las ayudas que destina la industria farmacéutica en España a profesionales sanitarios se ofrece a médicos. Mientras, el 43% de las reuniones en las que la industria farmacéutica colaboró fueron nacionales, mientras que las reuniones regionales supusieron el 32% y las internacionales el 25%.

Por otra parte, según sus datos, más del 70% de las actividades científicas y los congresos y reuniones profesionales para los que la industria destina ayudas, ya sea a profesionales u organizaciones, son eventos de terceros organizados por entidades científicas acreditadas y de reconocido prestigio.

Esteve considera que profesionales, organizaciones sanitarias, sistema de salud, industria farmacéutica y, sobre todo, pacientes se benefician de que "el profesional sanitario conozca y maneje los últimos avances en su especialidad, por lo que es crucial que la industria continúe con su firme compromiso de facilitar la organización y asistencia a las actividades científicas y los congresos profesionales".

Otro concepto que las compañías adheridas al Código de Buenas Prácticas son las contrataciones de profesionales por prestación de servicios. Este tipo de servicios son reconocidos como de asesoramiento o consultoría y sus características y requisitos están delimitados en el Código de Buenas Prácticas. Estos servicios pueden ser de diversa índole (ponencias en reuniones, realización de informes, etc.), pero en todo caso implican el abono de una remuneración y, en su caso, los gastos de desplazamiento y manutención.

Estas actividades permiten a la industria farmacéutica conocer el comportamiento en la práctica clínica de los medicamentos, una experiencia que sólo atesoran los profesionales sanitarios. A partir de ahí las compañías pueden mejorar la seguridad y eficacia de los tratamientos o detectar nuevas necesidades, lo que resulta muy beneficioso para el abordaje de las enfermedades, para la eficiencia del sistema y, en especial, para aportar soluciones al paciente.

Por último, la industria farmacéutica hizo donaciones a organizaciones sanitarias que responden a peticiones de las propias organizaciones y son desinteresadas. Este tipo de ayudas van desde donaciones dinerarias para proyectos de investigación o a entidades académicas para que las destinen a becas hasta la donación de medicamentos a instituciones humanitarias.

COMPROMETIDA CON LA INVESTIGACIÓN

La inversión del sector en I+D durante 2015 le mantiene como líder industrial absoluto en este ámbito en España, con 1.004 millones de euros (un 5,2% más que en 2014). De esta cantidad, el 41%unos 410 millones, se destinó a contratos de investigación extramuros, fundamentalmente con el ámbito público (centros de investigación, hospitales, universidades y otros organismos), lo que convierte a la industria farmacéutica en el principal impulsor de la colaboración público-privada biomédica en nuestro país.

De esta cantidad (410 millones) el informe de transparencia destaca 190 millones de euros al pago de colaboraciones con profesionales y organizaciones asociadas al diseño o ejecución de estudios preclínicos, ensayos clínicos y estudios de postautorización.

El resto de inversiones extramuros, hasta llegar a cubrir los 410 millones de euros, incluyen la financiación internacional, los contratos de investigación preclínica en los que no intervengan profesionales sanitarios, el suministro de medicación gratuita para los ensayos clínicos y su monitorización.

Para el presidente de Farmaindustria la inversión de 2015 en I+D es un reflejo de la importante apuesta que hace la industria farmacéutica por mantener la excelencia investigadora en España. Además, "facilita que nuestros centros de investigación, universidades, hospitales y profesionales no sólo conozcan las principales innovaciones, sino que puedan hacer uso de éstas en fases tempranas, lo que beneficia altamente a todos; sobre todo, a los pacientes".