30 de octubre de 2008

La incidencia de cáncer cerca de aeropuertos es "mucho mayor",dice la nueva Asociación de Afectados por el Impacto Aéreo

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Asociaciones de afectados por el tráfico aéreo de los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Bilbao, Alicante y Zaragoza han creado la Asociación Nacional de Afectados por el Impacto del Tráfico Aéreo para coordinar esfuerzos como plataforma de ámbito estatal y defender sus intereses contra "la apisonadora de Aena y los poderes públicos" y promover un desarrollo sostenible del tráfico aéreo. Sus responsables denuncian que la incidencia del cáncer en las zonas cercanas a los aeropuertos es "mucho mayor".

Durante una rueda del prensa celebrada ayer en Madrid, el presidente del colectivo, que hasta el momento, representa alrededor de 150.000 afectados, Luis Ramírez, afirmó que la asociación también ve "insuficiente" la normativa que se aplica a la construcción de aeropuertos y aerovías, que, a su parecer, "permite la emisión de ruidos perjudiciales a la salud y no toma en consideración a ciudadanos y medio ambiente".

El vicepresidente de la asociación y presidente a su vez de la organización catalana Prou Soroll y Contaminación Química de los Aviones, Josep Velasco, apostilló que la incidencia de casos de cáncer en las zonas cercanas a aeropuertos "es mucho mayor" y que el colectivo de afectados se encuentra "solo" ante la falta de respuesta a sus demandas por parte de la Administración.

SIN CONTROL DE RUIDO EN LA AVIACIÓN MILITAR

Por su parte, la portavoz de la Asociación de Vecinos Los Sauces de Zaragoza, Rosa Burgos, subrayó que su entorno tiene que hacer frente, además de los ruidos de los aviones comerciales, a los de los aparatos militares. En su opinión, el nivel de decibelios emitidos por los motores del Ejército "es muchísimo peor" que el de de las máquinas civiles. "Los aviones militares no están sujetos a ninguna restricción de ruido. Vuelan a escape libre", aseguró sobre unos transportes que, según sus datos, rondan los 105 decibelios cuando vuelan en formación y los 95, cuando lo hacen por separado, mientras que un avión de pasajero rozan el pico de los 85 decibelios.

Burgos explicó que, de momento, su colectivo ha conseguido del Corredor Aéreo y del Ayuntamiento de Zaragoza que los aviones militares realicen sus vuelos en invierno antes de las doce de la noche, aunque después recalcó que en época estival "mandan al sueño a hacer puñetas".

En una entrevista concedida a Europa Press, el máximo representante nacional de los afectados por el tráfico aéreo, Luis Ramírez, afirmó que el tema de la huella acústica en Barajas ha sido "francamente escandaloso" y que "hay presiones sobre Aena para que determinadas rutas las alargue, para que acepten a determinados municipios donde afectan determinados giros como en el caso de Tres Cantos".