1 de octubre de 2006

Identifican el gen que controla el desarrollo de las papilas gustativas

Identifican el gen que controla el desarrollo de las papilas gustativas

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Duke (Estados Unidos) han identificado un gen, el SOX2, que controla el desarrollo de las papilas gustativas. El gen estimula las células madre de la superficie de la lengua embrionaria y de la parte trasera de la boca para transformarlas en estas estructuras que permiten captar los sabores. Las conclusiones del estudio se publican en la revista 'Genes and Development'.

Las células madre son células inmaduras que pueden desarrollarse en diversos tipos de células dependiendo de las instrucciones bioquímicas que reciben. Los investigadores, que realizaron el descubrimiento en ratones, creen que en los humanos se produce el mismo proceso.

Según Erigid Hogan, autor principal del estudio, no sólo han descubierto que SOX2 es crucial para el desarrollo de las papilas gustativas, sino que el estudio también muestra que la cantidad de SOX2 es también un factor importante. Si no existe suficiente SOX2 o si existe demasiado, las células madre no se convertirán en papilas gustativas.

Según los científicos, el descubrimiento ayudará a comprender mejor cómo se controla la conducta de las células madres. El gen es ya conocido por su importante papel en mantener las células madre embrionarias no diferenciadas y en la diferenciación de las células madre en células nerviosas especializadas de cerebro, ojos y oído interior.

Los científicos utilizaron un ratón modificado genéticamente para portar una proteína que se ilumina al ser expuesto a luz ultravioleta y que permitiera estudiar el comportamiento del gen SOX2. Los investigadores estudiaron la actividad del gen en el esófago de los animales, así como en otras localizaciones de su organismo. Durante el análisis de estos ratones los autores observaron que áreas específicas de la lengua y de la parte trasera de la boca se iluminaban junto con áreas del esófago. En estudios posteriores confirmaron que SOX2 estaba presente en grandes cantidades durante el desarrollo de las papilas gustativas.

En otra serie de experimentos los investigadores usaron otra variante de ratón modificado para que produjera bajas cantidades de SOX2. En estos animales, las células madre de la lengua no se transformaron en papilas gustativas. En vez de ello las células se volvieron células escamosas que cubrían la superficie de la lengua y ayudaban a dirigir la comida hacia la parte trasera de la moca.

Según los autores del trabajo, los resultados pueden conducir a una mejor comprensión de los trastornos de desarrollo del aparato digestivo debido a mutaciones en el gen SOX2 humano.