12 de junio de 2008

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona crea una unidad pionera en cirugía endoscópica de las glándulas salivares

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona crea una unidad pionera en cirugía endoscópica de las glándulas salivares

BARCELONA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha creado una unidad pionera en cirugía endoscópica de las glándulas salivares, que inicia su actividad con una veintena de casos previstos anualmente.

Este cambio en la técnica permitirá un tratamiento mínimamente invasivo de muchos de los problemas que afectan a las glándulas salivares. Estas glándulas, situadas en las mejillas, bajo la lengua y el maxilar inferior, drenan sus conductos en el interior de la boca y hacen llegar la saliva continuamente y aumentan la secreción según los requerimientos.

Existen diferentes enfermedades que afectan a estas glándulas, desde tumores a las enfermedades más frecuentes de las glándulas salivares, la 'sialoadenitis obstructivas', que obstruyen uno de los conductos provocando dolores cólicos, inflamaciones e infecciones.

El jefe del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del hospital, Guillermo Raspall, afirmó que "a excepción de los tumores que por su malignidad siguen teniendo una indicación de cirugía con extracción de la glándula afectada, el resto de afecciones de estas glándulas se podrán tratar con cirugía endoscópica".

Esta endoscopia, explicó Raspall, servirá tanto para reabrir o dilatar conductos que hayan quedado cerrados por alguna adherencia, como para fragmentar y retirar cálculos y extirpar tapones mucosos, sin necesidad de sacar toda la glándula ni de una cirugía abierta "como era necesario hasta ahora".

En primer lugar, se dilatan los conductos salivares y se introducen los endoscopios. Uno de ellos es la propia cámara de fibra óptica que servirá para seguir visualmente por pantalla la intervención; el otro canal servirá para pasar las pinzas o láser para el tratamiento de los cálculos.

Además de la comodidad que supondrá para los pacientes por la disminución de los días de ingreso, anestesias más ligeras, menos molestias operatorias y daños estéticos, existen "claras ventajas" cuando trata la glándula parótida. Cuando se interviene una glándula parótida a causa de infecciones, generalmente, el paciente ya ha sufrido diversos episodios, lo que, en ocasiones, dificulta la cirugía y compromete el nervio facial, señaló la coordinadora de la Unidad de Sialendoscopia, Montserrat Munill.

Esta endoscopia también podría llegar a permitir realizar biopsias a través del conducto con visión directa cuando se sospecha de la existencia de un tumor en la glándula.

El Instituto de Investigación del Hospital Vall d'Hebron organiza entre hoy y mañana el primera curso en España sobre técnica endoscópica de las glándulas salivares.