2 de junio de 2006

El Hospital Gregorio Marañón descubre un método para evaluar el corazón tras un infarto

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El contraste ecocardiográfico es el mejor método para evaluar la respuesta terapéutica en el corazón tras un infarto de miocardio, tanto si se ha realizado angioplastia como tratamiento con fármacos, según han descubierto un equipo de profesionales del Laboratorio de Imagen Cardiaca del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y ha publicado la revista 'Heart'.

El contraste consiste en la introducción de burbujas con fármacos -cápsulas de albúmina- en la vena para observar el grado de obstrucción de éstas tras el tratamiento de un infarto, explicó hoy el centro en un comunicado.

Profesionales de este centro han organizado la XX reunión anual de Imagen Cardiaca, que cuenta con la asistencia de 650 cardiólogos.

Durante el congreso se realizará por primera vez una corrección de la disfunción de una prótesis cardiaca sin cirugía, es decir, a través de un catéter, que coloca una especie de tapón en la parte de la prótesis que se ha soltado y que, hasta ahora, se cerraba recurriendo a la cirugía convencional.

Además, se presentará la transmisión vía satélite de casos clínicos, de telefonocardiografía y tele-ecocardiografía, cierre percutáneo de 'leak' perivalvular y control ecocardiográfico en la corrección de intervenciones quirúrgicas de válvula mitral.

En la reunión se darán cita expertos en imagen cardiaca procedentes de España, Italia, Estados Unidos y Portugal, y debatirán los avances más importantes que se han obtenido en los últimos tiempos en el ámbito de la imagen cardiaca, especialmente en lo referente a las nuevas aportaciones de la resonancia magnética aplicada a la cardiología, en la que el Gregorio Marañón es un centro de referencia nacional, y la utilización del TAC multicorte, que permite ver el estado de las arterias coronarias sin necesidad de introducir un catéter. En este sentido destaca la presencia del director de Imagen Cardiaca de la Clínica de Cleveland, Mario García, considerado el mayor experto mundial en esta técnica diagnóstica.