18 de mayo de 2015

Hallan biomarcadores para detectar un tipo de infección grave en gestantes

Hallan biomarcadores para detectar un tipo de infección grave en gestantes
FLICKR/SARI DENNISE

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad CEU San Pablo en Madrid, del Centro de Metabolómica y Bioanálisis (CEMBIO), han descubierto potenciales biomarcadores de la corioamnionitis, un tipo de infección grave que afecta a las mujeres embarazadas, lo que podría ayudar a facilitar su detección precoz y, en consecuencia, a evitar sus irreversibles consecuencias.

El objetivo del estudio era aplicar los recursos de la metabolómica para la medicina materno-fetal, facilitando el reconocimiento de los biomarcadores que permitirán predecir, "no solo la corioamnionitis, sino también otras enfermedades ocurridas durante el embarazo, antes de que los síntomas clínicos aparezcan", explican.

El estudio ha sido posible gracias a la estrecha colaboración con el doctor José Luis Bartha, jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología en el Hospital La Paz en Madrid, centro de referencia para esta patología.

El estudio permitirá a largo plazo descubrir, caracterizar y comprender los procesos fisiopatológicos responsables de la corioamnionitis en el embarazo que desembocan en resultados adversos como el parto prematuro y complicaciones neurológicas que incluyen la lesión cerebral del feto. De esta manera, se podrá predecir y prevenir la prematuridad y el daño neurológico.

Entre las técnicas empleadas se encuentra la espectrometría de masas avanzada acoplada a cromatografía líquida, generando un perfil completo de la muestra que incluye tanto los compuestos conocidos como desconocidos, donde se pueden detectar esos nuevos marcadores.

La corioamnionitis clínica aparece en un 1 por ciento de todas las gestaciones, lo que termina provocando a entre el 10 y el 30 por ciento de las pacientes una rotura prematura de la membrana. Consiste en una inflamación de origen infeccioso de las membranas de la placenta, que produce la infección del feto, el cordón umbilical y el líquido amniótico.

Entre sus posibles consecuencias se encuentran la morbilidad materna y fetal, el parto prematuro y la parálisis cerebral del recién nacido. Sus síntomas son fiebres altas y al menos dos criterios clínicos menores tales como la taquicardia materna, taquicardia fetal o un elevado nivel de leucocitos en la sangre, entre otros.

Sin embargo, la mayor dificultad de esta enfermedad es que hasta en el 50% de los casos la paciente no presenta síntomas externos, en cuyo caso se denomina coriamnionitis subclínica. "Gracias a este estudio, se podrán predecir casos de corioamnionitis sin presentar síntomas", apuntan.

Para leer más