18 de noviembre de 2014

Hacer gárgaras con agua caliente con limón y miel, no automedicarse y dormir 7 horas, claves para aliviar el resfriado

Hacer gárgaras con agua caliente con limón y miel, no automedicarse y dormir 7 horas, claves para aliviar el resfriado
FLICKR/ANIETO2K

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Hacer gárgaras con agua caliente con limón y miel, no automedicarse y dormir 7 horas diarias son algunas claves para aliviar los síntomas del resfriado, una enfermedad para la que, tal y como ha recordado la asesora médica de Cinfa, Aurora Garre, "no existe ningún tratamiento" para curarla rápidamente.

Se trata de la patología leve más extendida en el mundo, dado que se estima que una persona sana puede padecer entre dos y tres resfriados de media al año. Muchos de estos casos se producen en esta época del año, en otoño, cuando el frío y la humedad favorecen la supervivencia de los virus y las condiciones meteorológicas incitan a las personas a permanecer bajo techo, lo que aumenta el riesgo de contagio.

"Una infección aguda del tracto respiratorio, generalmente de origen viral, que no produce fiebre alta y que cursa con inflamación de nariz, senos, laringe, tráquea y bronquios". Con frecuencia, se inicia con dolor de garganta y llega acompañado de malestar general, cefalea, tos, congestión nasal, secreciones y fiebre leve. Estos síntomas se desarrollan de manera progresiva y suelen durar una semana, aunque la tos puede persistir por más tiempo", ha apostillado la doctora.

Ahora bien, aunque se trata de una patología que afecta a personas de todas las edades, existen factores de riesgo para contraer un resfriado, como, por ejemplo, el estrés psicológico, las alteraciones del sueño y el descanso, la malnutrición, el hábito tabáquico, las inmunodeficiencias congénitas, la presencia de enfermedades crónicas subyacentes, vivir o trabajar en un lugar hacinado, y en el caso de los niños, la exposición a los virus en las escuelas infantiles o guarderías.

"Puesto que se trata de una enfermedad viral, también aumentan las probabilidades de cogerse un catarro si se está en contacto con una persona resfriada. Cuando ésta tose, estornuda o exhala, puede transmitir los virus, que además están presentes en objetos contaminados con secreciones como pañuelos, toallas, vasos o cubiertos compartidos", ha señalado.

MEDIDAS PARA PREVENIR Y ALIVIAR EL CATARRO

Ahora bien, la única forma eficaz de evitar los contagios es prevenir, en la medida de lo posible, la transmisión de los virus entre personas. Para ello, ha recalcado Garre, se deben tomar una serie de medidas de higienes básicas como cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable cuando se tose o se estornuda, lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, para no empujar los microbios dentro del organismo.

También se deben ventilar con frecuencia las estancias para evitar las concentraciones de virus y no confundir el resfriado con la gripe, pues, aunque su sintomatología inicial es similar, ésta última puede presentar complicaciones, además de requerir un tratamiento farmacológico distinto.

"Los principales síntomas que pueden ayudarnos a identificar la gripe son la aparición brusca de fiebre alta, entre 38ºC y 40ºC; el dolor muscular, sobre todo en piernas y espalda; el dolor de cabeza; y el cansancio, debilidad y malestar general", ha explicado la asesora médica de Cinfa.

Finalmente, la especialista ha informado de que otras medidas para paliar los síntomas, en el caso en el que aparezcan, pasan por mantener el ambiente cálido y sin excesiva humedad, lavarse las manos con frecuencia, consumir una dieta abundante en verduras y frutas, beber gran cantidad de líquidos, dejar de fumar y evitar los ambientes con humo, realizar aspiraciones de agua con sal o vahos de eucalipto, consultar al farmacéutico, y no tomar antibióticos por cuenta propia.

Para leer más