14 de diciembre de 2009

Gripe.- Los médicos de Atención Primaria piden "medidas urgentes" para simplificar los partes de baja laboral

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

La actual pandemia de gripe A por la que pasa España ha puesto de manifiesto, "una vez más", la sobrecarga diaria que sufren los médicos de familia "desde hace años" en el Sistema Nacional de Salud (SNS), según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), que ha solicitado hoy "medidas urgentes" para simplificar o eliminar la burocracia en la Atención Primaria (AP), con el fin de mejorar la atención clínica al paciente.

El modelo español para conceder incapacidades temporales (IT) cumple las funciones de aportar una justificación médica ante una ausencia laboral. Al mismo tiempo, y a diferencia de otros países, se garantiza la confidencialidad, puesto que el parte entregado a las empresas no incluye la patología del paciente, explicaron desde semFYC.

Sin embargo, según este modelo, ante una ausencia de una semana, se generan tres visitas al médico de Atención Primaria; para la baja, para el parte de confirmación al cuarto día y para el alta. Algo que para esta sociedad es "totalmente inconcebible y que hay que modificar de manera inmediata".

Dada la situación pandémica actual, semFYC propone que se tramiten "de inmediato" las siguientes propuestas: que en el acto de realizar la baja, se considere la "duración estimada" de los actuales formularios como el periodo autorizado de baja laboral, no precisando así partes semanales; y que los pacientes con patología leve de corta duración (menor a 7 días) puedan incorporarse sin segunda visita para el trámite de alta.

Según estimaciones de semFYC, los profesionales de la AP emplean un 30 por ciento de su tiempo en la consulta a asuntos que no son "de su estricta competencia", y que, "en ningún caso, redundan en mejoras en la atención a sus pacientes".

En este sentido, los médicos de familia reclaman este tiempo para "mejorar su capacidad de acción y resolución de problemas de salud, destinándolo a tareas preventivas, reducir las interconsultas al segundo nivel asistencial, al control de pacientes crónicos, a las visitas domiciliarias, a la atención de colectivos vulnerables o tareas de investigación y docencia".