22 de febrero de 2006

Gripe.- La Generalitat de Cataluña descarta un confinamiento de las aves de corral "por el momento"

((Esta noticia sustituye a la anterior por un error en los datos facilitados))

LLEIDA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Agricultura de la Generalitat, Antoni Siurana, descartó hoy un confinamiento de las aves de corral en Catalunya "por el momento" debido a que se trata de una competencia estatal, tras la detección de distintos casos de la variable más mortífera de la gripe aviar en distintos países de la Unión Europea (UE).

Siurana dejó claro que "ninguna comunidad autónoma podrá decretar el confinamiento de granjas de manera unilateral, porque la comisión de seguimiento es estatal" y "si hay que tomar medidas las tomaremos". A su vez, insistió en que "las administraciones han puesto en marcha todos los mecanismos de prevención sanitaria a nuestro alcance".

El titular de Agricultura hizo una llamada a la "tranquilidad" y aseguró que "no se detectado ninguna ave afectada" por virus H5 y H7 tras los análisis de 625 muestras de aves silvestres desde enero de 2005 --y 66 desde principios de este año--, algunas halladas muertas, y 1.825 de corral --332 en 2006--.

Por ello, pidió "tranquilidad" a los distintos agentes sociales y que no se cree confusión con la crisis de la gripe aviar a la población. Ante las exigencias de mayor prevención por parte de los sindicatos, reclamó que se deje trabajar a los veterinarios.

Tal como establece la normativa europea y estatal, en Catalunya se ha prohibido el mantenimiento y la alimentación de aves al aire libre en las ciénagas del Delta del Ebro (Tarragona) y del Llobregat (Barcelona).

RETIRADA DEL POLLO DEL MERCADO EN CASO DE CRISIS.

En cuanto a una posible crisis en las ventas del pollo, Siurana explicó que de darse un descenso en el consumo, la administración actuaría retirando la carne del mercado para afrontar la crisis.

El conseller de Agricultura hizo estas declaraciones después de presentar los diferentes programas que se llevarán a cabo en el Institut de Recerca i Tecnología Agroalimentària (IRTA). En este sentido, explicó que Lleida tendrá un centro de investigación pionero a nivel europeo, donde los expertos analizarán productos y métodos que aporten calidad a la fruta.

Su trabajo partirá del proceso posterior a la cosecha y servirá para asesorar a las centrales. Las obras, que supondrán una inversión de dos millones y medio, empezarán a finales de año y tienen un plazo de ejecución de dos años.

El equipamiento se dividirá en ocho zonas donde se simulará desde la entrada de los 'stocks' a la zona de conservación hasta llegar a la comercialización.