3 de abril de 2006

El Gobierno niega que los campos electromagnéticos generados por instalaciones eléctricas supongan riesgo para la salud

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

La exposición a los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia industrial generados por las instalaciones eléctricas de alta tensión no suponen un riesgo para la salud pública, según asegura el Gobierno en una respuesta parlamentaria, a la que tuvo acceso Europa Press, al diputado del PP Vicente Martínez Pujalte.

El Ejecutivo basa dicha afirmación en las opiniones de diversos organismos científicos de reconocido prestigio, como la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación no Ionizante, reconocido oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que tiene publicadas unas directrices sobre límites de exposición para todos los tipos de campos electromagnéticos.

Estas directrices sirvieron de base a la UE para elaborar la recomendación del Consejo de Ministros europeos de Sanidad relativa a la exposición del público en general a campos electromagnéticos (de 0 Hz a 300 GHz), cuyo objetivo de prevenir los efectos agudos a corto plazo producidos por la inducción de corrientes eléctricas en el interior del organismo.

En este sentido, el Gobierno asegura que no existe evidencia científica de que los campos electromagnéticos estén relacionados con ninguna enfermedad. "Una de las conclusiones principales del citado informe y de la opinión científica internacional es que no se puede afirmar que la exposición a los campos electromagnéticos dentro de los límites establecidos en dichas recomendaciones produzca efectos adversos para la salud humana y que su cumplimiento es suficiente para garantizar la protección de la población", añadió.