9 de abril de 2008

El Gobierno espera que la enfermedad quede erradicada en la cabaña de vacuno

El Gobierno espera que la enfermedad quede erradicada en la cabaña de vacuno

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno tiene previsto que la enfermedad de las 'vacas locas' quede erradicada en la cabaña de vacuno en un plazo de dos o tres años, tras detectarse media docena de casos en los primeros meses de 2008, ejercicio que concluirá con entre 18 y 24 reses afectadas.

Altos cargos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y de la Agencia Española de Sanidad Alimentaria y Nutrición (Aesan) se reunieron con las organizaciones agrarias, las cooperativas y las asociaciones de productores de carne de vacuno para revisar los planes de lucha contra la enfermedad.

Tras el encuentro, el director general de Ganadería, Carlos Escribano, y el director ejecutivo de la Agencia Española de Sanidad Alimentaria y Nutrición (Aesan), Ignacio Arranz, incidieron en que el fallecimiento de dos personas en Castilla y León como consecuencia del mal de las 'vacas locas' no constituye un problema de seguridad alimentaria, sino que se trata de una cuestión que deriva de un problema de sanidad animal.

Arranz sostuvo que los contagios son anteriores a la adopción de estas medidas que "garantizaron la seguridad alimentaria" y explicó que se trata de instrumentos "rigurosos, que están fundamentados en la mejor evidencia científica y que vienen demostrando, tanto en sanidad animal como en la salud humana, una eficacia probada".

RIESGO DE SECUELAS

Por su parte, Escribano recordó que en 2001 se pusieron en marcha todas las medidas de control que "hacen que el contagio en humanos ya no pueda ser". No obstante, indicó que "no se puede evitar que siga habiendo un riesgo de las secuelas de una enfermedad que prácticamente podemos dar por terminada".

Según precisó, en España se ha pasado de detectar 167 casos de animales enfermos en 2003 a media docena en lo que va de año, lo que, en su opinión, representa una "evolución favorable" que permite sostener que el programa de erradicación funciona de forma "satisfactoria".

El director general de Ganadería no prevé que se produzca una caída del consumo de carne de vacuno, como consecuencia de estas muertes, al confiar en la "madurez" de los consumidores, que "ya se informaron" en los años 2000 y 2001 sobre esta enfermedad.

Por su parte, el responsable de Ganadería de la organización agraria UPA, Román Santalla, precisó que desde el año 2000 ningún animal ha sido contagiado por esta enfermedad y que de los siete últimos casos detectados se corresponden con reses nacidas antes del año 2000. De este modo, Santalla garantizó la seguridad del consumo de este tipo de carne y recordó el hecho de que los animales que se sacrifican para el consumo son jóvenes.

El miembro de la ejecutiva de COAG Andoni García coincidió con el Gobierno en que no se trata de un problema de seguridad alimentaria, sino de una cuestión en materia de sanidad animal surgida antes del año 2001, por lo que recalcó que "se debe dar seguridad al consumidor sobre que no hay ningún problema".