2 de octubre de 2012

Los genes determinan la virulencia del meningococo en la persona, que puede morir o no tener síntomas de la enfermedad

SEVILLA, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El profesor de la Universidad de Santiago de Compostela Federico Martinón, quien lidera la red clínica internacional más importante hasta la fecha en el estudio de las enfermedades infecciosas bacterianas graves de la infancia, ha explicado este martes que "tras seis años de trabajo", han descubierto que "no todas las personas tienen el mismo riesgo de padecer una enfermedad por meningococo" y que "la razón de por qué la misma bacteria mata a determinados niños en pocas horas y a otros ni siquiera les ocasiona síntomas, está en los genes".

Martinón, que ha participado como ponente en unas jornadas de actualización en vacunas que ha organizado en Almería el Instituto Balmis de Vacunas y el Colegio de Médicos de esa provincia, ha explicado que estos datos relativos a la predisposición a padecer o no estos problemas cuando nacemos han sido ya publicados en las revistas 'Nature' y 'Genetics'.

Respecto a este proyecto de red que dirige, ha precisado que España lidera desde el Servicio Gallego de Salud (SERGAS) la citada red clínica internacional en el estudio de las enfermedades infecciosas bacterianas graves de la infancia, en la que participa con un papel relevante el Hospital Torrecárdenas de Almería, bajo la coordinación del Dr. Francisco Gimenez.

Además, ha dicho que otros centros andaluces ya forman parte de este consorcio de investigación, como son el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, el Complejo Hospitalario de Jaén y el Hospital Carlos Haya de Málaga.

Se ha detallado, se trata de un proyecto multidisciplinar, en el que además de pediatras y genetistas, trabajan ingenieros, bioinformáticos, biólogos, microbiólogos y que cuenta "con la colaboración decidida y altruista de centenares de subinvestigadores, sin cuya ayuda y compromiso, este proyecto sería inviable", ha admitido Martinón.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro muertes infantiles que se producen en el mundo se deben a una infección bacteriana. Entre ellas, la enfermedad meningocócica es una de las más temidas, que causa globalmente más de 150.000 muertos cada año y 200.000 discapacitados graves o con secuelas. Sólo en España mueren cada año decenas de niños por enfermedad meningocócica, "a pesar de los avances en el diagnóstico precoz, el tratamiento y la prevención mediante vacunación", ha reconocido este experto.