28 de marzo de 2012

El gasto farmacéutico del SNS en febrero fue de 878,7 millones de euros, un 6,77% menos que el año anterior

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El gasto farmacéutico del Sistema Nacional de Salud (SNS) en febrero fue de 878.768.091 euros, un 6,77 por ciento menos con respecto al mismo mes del año anterior, según los datos sobre gasto a través de receta oficial enviados por las comunidades a la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad por las Comunidades Autónomas. Además, la variación interanual fue del -8,59 por ciento.

Por comunidades, las que más han reducido el gasto son Melilla (-20,75%), Canarias (-13,64%), Murcia (-13,00%), Comunidad Valenciana (-11,26%) y La Rioja (-8,88%). En cambio, la reducción ha sido menor en otras como Galicia (-0,37%), Andalucía (-1,33%) y Cantabria (-2,07%), mientras que Ceuta es la única que presenta un crecimiento del gasto con respecto a 2011, del 2,72 por ciento

En lo referente al gasto medio por receta, el dato del pasado mes de febrero reflejó un descenso del 8,84 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, lo que deja la variación interanual del gasto medio por receta en un -9,42 por ciento.

Por lo que respecta al número de recetas, en este último mes se contabilizaron un total de 82.090.987 recetas facturadas, un 2,27 por ciento más con respecto al mismo periodo del año anterior, lo que sitúa la variación interanual en el 0,92 por ciento.

En este sentido, las comunidades donde se produjo un mayor incremento del número de recetas fueron Galicia (7,84%), Baleares (6,14%), La Rioja (5,73%), Andalucía (5,50%) y Navarra (5,01%). En cambio, en otras como Melilla (-20,08%), Comunidad Valenciana (-3,05%), Canarias (-1,81%), Cantabria (-1,15%) y Murcia (-0,74%) se ha producido un descenso en el número de recetas.

Tras estos datos, el departamento de Ana Mato ha agradecido a todas las comunidades y a los profesionales sanitarios su esfuerzo en la promoción del uso racional de los medicamentos, ya que "redunda en beneficio de la salud de los ciudadanos y contribuye a la sostenibilidad financiera del SNS".