31 de octubre de 2017

Galicia cuenta con interlocutores policiales territoriales para reducir las agresiones a profesionales sanitarios

Entre enero y junio se registraron 174 episodios de agresiones en centros sanitarios gallegos, el 64,4% de carácter verbal

Galicia cuenta con interlocutores policiales territoriales para reducir las agresiones a profesionales sanitarios
SERGAS

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los profesionales sanitarios de Galicia contarán con un interlocutor policial para reducir las agresiones en este ámbito, que en el primer semestre de 2017 alcanzaron los 174 episodios en la Comunidad gallega.

El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, y el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, se han reunido este martes en Santiago para abordar el protocolo de actuación ante las agresiones laborales externas que sufren los profesionales sanitarios.

Al encuentro han asistido también representantes de los colegios médicos y de enfermería de las cuatro provincias gallegas, junto a responsables de la Guardia Civil y Policía Nacional.

Según los datos facilitados a Europa Press por la Consellería de Sanidade, entre enero y junio de 2017 se contabilizaron en Galicia 174 episodios de agresiones a profesionales sanitarios, de las que el 64,4 por ciento fueron de carácter verbal.

La Delegación del Gobierno ha informado en un comunicado de prensa que en el encuentro, Villanueva anunció que "Galicia ya cuenta con dos responsables, uno de Guardia Civil y otro de Policía Nacional, que representan la figura del 'Interlocutor Policial Territorial Sanitario' para coordinar la aplicación de medidas para reducir las agresiones en este sector".

En el encuentro, celebrado en la Consellería de Sanidade, han estado presentes el jefe superior de Policía Nacional, Manuel Vázquez, y el general jefe de la XV zona de la Guardia Civil, Ángel Alonso.

"PASO IMPORTANTE"

Durante la reunión Santiago Villanueva ha transmitido la preocupación del Gobierno central por el incremento de agresiones en el sector sanitario. Así, aseguró que "éste es un paso importante para garantizar la seguridad de aquellos que velan por nuestra salud".

Además, ha explicado que "se establece un protocolo de actuación ante cualquier agresión o manifestación de violencia e intimidación dirigida al personal sanitario". "La instrucción 3/2017 da respuesta a las demandas de seguridad por parte del sector y es un mecanismo que les proporciona mayor protección y seguridad jurídica", ha apostillado.

"Todo esto es un paso más en el compromiso del Gobierno para dar una nueva respuesta policial, integral y transversal con una actuación coordinada entre todos los responsables de la seguridad en el ámbito médico", ha señalado el delegado del Gobierno.

Los 'Interlocutores Policiales Territoriales' sanitarios, son tal y como incidió Villanueva, "profesionales designados por Guardia Civil y Policía Nacional para lograr un contacto más fluido y directo con los cuerpos de seguridad en caso de agresión".

Por su parte, en un comunicado de prensa, la Consellería de Sanidade ha apuntado que este protocolo de actuación "dará respuesta a las demandas de seguridad por parte del personal que trabaja en los centros del Sergas". Además, ha añadido que supone "un mecanismo que les proporcionará una mayor protección y seguridad jurídica".

El Sergas asegura que "mantiene el compromiso firme de luchar contra cualquier forma de violencia" y trabaja "en la prevención permanente para garantizar la plena protección y atención de sus profesionales en el ejercicio de sus funciones".

En este sentido, ha recordado que en 2016 se implantó el sistema telemático de comunicación interna, investigación y registro de los episodios de violencia externa. Estas mejoras, añade Sanidade, "fueron acompañadas de acciones de sensibilización para promover la notificación de este tipo de hechos por parte de los profesionales".

LEY DE SALUD

Asimismo, Sanidade ha hecho hincapié en que estas medidas se verán reformadas con la reforma de la Ley de salud gallega, ya que introducirá una modificación para "dar una mayor protección a los profesionales del Sergas".

Añade la Consellería que se tipifica "como infracción muy grave la coacción, amenaza, agresión o cualquier forma de violencia ejercida sobre el personal sanitario en el ejercicio de sus funciones"; con "idéntica protección a la que cuenta la autoridad sanitaria en la actualidad", precisa.

MAYOR PREVENCIÓN

La Delegación del Gobierno ha explicado, por su lado, que se trabaja en la elaboración de un catálogo y una clasificación de centros sanitarios; tanto públicos como privados, en función de su "riesgo de acción delictiva" y que quedarán georreferenciados.

Además, ha indicado que al mismo tiempo se desenvuelve el establecimiento de canales de comunicación permanentes con las autoridades sanitarias, las instituciones públicas y las organizaciones especializadas. "Esto permitirá que tanto Guardia Civil como Policía Nacional reciban la información de forma coordinada, lo que facilitará las investigaciones y que tanto la respuesta como la investigación sean más ágiles", destaca.

La instrucción establece también "medidas preventivas" que reforzarán los dispositivos de seguridad y vigilancia en el entorno de los centros sanitarios, mientras que en el interior de los mismos se realizará un análisis de las agresiones. También se organizarán actividades formativas e informativas para que los profesionales puedan prevenir estas situaciones y sepan protegerse.

"Todas estas medidas tienen como objetivo prioritario la reducción de las agresiones a los profesionales médicos", sostiene la Delegación del Gibierno, que concreta que "en los últimos años se aprecia un incremento en el número de actos violentos sobre este colectivo, sucesos que, sobre todo, acontecieron en el sector de la atención primaria y que consistían en los tipos penales de lesiones, amenazas, coacciones o injurias".

Durante 2016 se registraron en toda España 486 hechos delictivos, y entre 2011 y el año pasado 2.688 profesionales de la salud fueron víctimas de algún tipo de agresión.