29 de julio de 2006

Las funerarias descartan un aumento de las defunciones debido a las altas temperaturas

Las funerarias descartan un aumento de las defunciones debido a las altas temperaturas

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Patronal Nacional de Servicios Funerarios (Panasef) descartó hoy que las altas temperaturas que se están registrando en este mes de julio hayan provocado un incremento anormal de las defunciones en España, como sí ha podido ocurrir en otros países europeos.

En concreto, el secretario de la patronal, Carlos Hurtado, explicó hoy a Europa Press que por el momento "no hay nada anormal" a nivel nacional en cuanto al número de funciones en lo que llevamos del mes de julio. A su juicio, esto se debe a que julio es un mes en el que tradicionalmente hace calor y los españoles "están acostumbrados a soportarlo".

De hecho, no sólo julio, sino todo el año está registrando parámetros "normales de fallecimientos", a diferencia de lo que ocurrió por ejemplo en el trimestre de diciembre de 2004 a febrero de 2005, cuando hubo una "punta" de defunciones, posiblemente debido a que fue un periodo "de muchas lluvias". "Suele haber puntas con el cambio de estación", dijo Hurtado.

No obstante, frente a la "normalidad" a nivel general, es posible que el calor haya afectado en mayor medida a la población en algunos lugares. Así, esta semana las funerarias catalanas aseguraron que habían detectado un "ligero" aumento en las defunciones los pasados 20, 21 y 22 de julio, como consecuencia de la subida de temperaturas, según informó el director general de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Plasencia.

De hecho, en Cataluña, una de las comunidades con máximas más elevadas en este mes de julio, el índice de mortalidad pasó de las 68 muertes semanales a las 72, en comparación con el mismo periodo del año pasado. Aun así, Plasencia remarcó que se trató de un aumento "leve" y "poco significativo" y recordó que siempre suele haber más muertes en los periodos de verano e invierno, debido a las temperaturas extremas, y sobre todo, entre la población de mayor edad que sufre enfermedades cardiorespiratorias.