5 de septiembre de 2007

Los fumadores tienen 22 veces más posibilidades de consumir cocaína que los no fumadores

Los fumadores tienen 22 veces más posibilidades de consumir cocaína que los no fumadores

LAREDO, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La psicóloga Blanca María Benito, del Plan de Prevención y Control del Tabaquismo del Gobierno de Cantabria, aseguró hoy que el tabaco "en ocasiones es la puerta de entrada a otras drogas" y, de hecho, aludió a estudios según los cuales los fumadores tienen "22 veces más probabilidades de consumir cocaína" que los no fumadores.

Según informó la Universidad de Cantabria (UC) en nota de prensa, Benito hizo estas afirmaciones durante su intervención en un curso de verano de la institución académica en el que habló sobre los factores que influyen en el inicio del consumo de tabaco y sobre las medidas para dejar el hábito.

Sobre el inicio, recordó que los jóvenes cántabros comienzan a fumar con una media de trece años, una etapa en la que, a su juicio, resulta vital intervenir para evitar que se inicien en el hábito. Según dijo, existen numerosos factores que influyen a la hora de comenzar a fumar, como el entorno, los lugares que se frecuentan y las compañías.

En este sentido, aseguró que los adolescentes "problemáticos" tienen más posibilidades de ser fumadores y de consumir otras sustancias como cocaína, alcohol y estupefacientes, y explicó que los estudios estiman que están más expuestos a caer en la adicción los jóvenes que viven en ambientes familiares desestructurados, los que padecen enfermedades desde temprana edad --como se ha comprobado con la esquizofrenia-- y los colectivos más desfavorecidos económicamente.

También es determinante la actitud más o menos permisiva de los padres, pero lo que no se ha constatado es que exista una predisposición genética.

En cuanto a la deshabituación del tabaco, la psicóloga subrayó que "se puede dejar de fumar". "Es indispensable querer dejarlo, así como contar con la ayuda de profesionales formados que apliquen un tratamiento farmacológico, que duplica las posibilidades de éxito", apuntó. Reconoció que sin ayuda también se puede dejar y precisó que aquellos que lo han intentado en varias ocasiones son los que más pueden beneficiarse de la ayuda profesional.

Según la experta, el componente psicológico juega un papel muy importante, ya que el fumador depende de la nicotina. Además, los tratamientos deben tener en cuenta las asociaciones psicológicas como las actividades diarias que el fumador relaciona con el hábito de encender un cigarro.