16 de enero de 2006

Los fumadores que recurren a la terapia con nicotina tiene ocho veces más posibilidades dejar este hábito, según experto

ZARAGOZA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los fumadores que recurren a la terapia sustitutiva con nicotina multiplican hasta ocho veces las probabilidades de dejar este hábito frente a los que no las utilizan, mientras que sólo un 5 por ciento de los fumadores pueden dejar esta dependencia por su propia voluntad, según manifestó un experto universitario especialista en Tabaquismo, José Luis Borrego, quien participó la pasada semana en una conferencia en Zaragoza sobre el Manejo del Tratamiento Sustitutivo de Nicotina por el farmacéutico.

La conferencia fue organizada conjuntamente por la Cooperativa Farmacéutica Aragonesa (ARAGOFAR) y Novartis Consumer Health con motivo de la entrada en vigor de la ley antitabaco, que ha hecho que sean cada vez son más los fumadores que se plantean dejar esta dependencia a través de la terapia sustitutiva con nicotina (TSN).

Según Borrego, "en los últimos meses se ha detectado un aumento en la demanda de consejo y ayuda profesional al farmacéutico, sobre todo en el caso de los fumadores que quieren intentar dejar esta dependencia por primera vez" y "son también cada vez más las farmacias que ofrecen programas para ayudar a dejar de fumar".

Así, en el 2005 las ventas de productos de Terapia Sustitutiva con Nicotina (TSN) han aumentado considerablemente en Aragón, incremento que también se ha producido en el resto de las comunidades autónomas.

Esto hace necesario plantear nuevas estrategias para mejorar la asistencia a estos usuarios, con más programas de deshabituación y la implicación de todos los agentes de salud. Por formación y accesibilidad, la labor del farmacéutico será clave en esta tarea.

Según estudios realizados, en Aragón mueren más de 1.500 personas al año por enfermedades asociadas al consumo de tabaco, cuyo índice en esta comunidad es del 28,8 por ciento, por encima de la media nacional.

Ante esta situación, "es clave potenciar el papel del farmacéutico como educador en salud, por concienciación y formación, capacidad, disponibilidad horaria y porque la oficina de farmacia es un espacio plenamente accesible para el usuario", explicó José Luis Borrego.

Los organizadores señalan que la aportación de la oficina de farmacia en el ámbito de la deshabituación tabáquica comprende dos vertientes esenciales: la dispensación activa, aportando al usuario información rigurosa sobre los distintos tratamientos existentes gracias al conocimiento que el farmacéutico tiene del mercado; y el desarrollo de programas a la medida de cada usuario, con un correcto uso de la TSN, una motivación adecuada y un seguimiento continuado en el tiempo para conseguir resultados positivos.

Precisamente, Borrego destacó el hecho de que "la terapia sustitutiva con nicotina es el tratamiento más seguro, tanto para el fumador como para el profesional sanitario, gracias a la escasa aparición de efectos secundarios". Sin embargo, "hay que enseñar al paciente la mejor manera de utilizar los parches, los chicles o los comprimidos, y ahí es donde el papel del farmacéutico es clave como agente de salud".