24 de abril de 2015

Los fisioterapeutas recuerdan que la ley les permite "indicar, usar y autorizar" medicamentos no sujetos a prescripción

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) ha recordado que, tal y como se aprobó la Ley 10/2013 BOE 177 en el Congreso de los Diputados, pueden "indicar, usar y autorizar" de forma autónoma la dispensación de medicamentos no sujetos a prescripción médica y de productos sanitarios relacionados con el ejercicio de su profesión, mediante orden de dispensación.

"En relación a algunas manifestaciones críticas por parte de representantes de asociaciones médicas relacionadas con la dispensación de medicamentos por los fisioterapeutas, entendemos que son inoportunas e innecesarias y que tratan de confundir a la opinión pública con términos bastantes despreciativos e irrespetuosos que esta disciplina sanitaria no se merece y no creemos que este debate mediático sea el foro para discutir una cuestión que ya se dilucidó en su momento en el Parlamento Español", ha afirmado el presidente del CGCFE, Miguel Villafaina.

En este sentido, ha recordado que ahora corresponde al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, con la participación de las organizaciones colegiales correspondientes, acreditar con efectos en todo el Estado a los fisioterapeutas para las actuaciones previstas en este artículo (art 77 de la Ley).

"Quisiéramos aclarar que la dispensación por parte de los fisioterapeutas de medicamentos no sujetos a prescripción médica y de productos sanitarios no debe considerarse una 'amenaza' de invasión de campos competenciales para ninguna de las disciplinas sanitarias con capacidad de prescripción, porque no es precisamente la Fisioterapia una profesión que demande fármacos en lo abordajes fisioterapéuticos, ya que somos una alternativa a los mismos", ha añadido Villafaina.

PARA PROCESOS DOLOROSOS

En determinados momentos, prosigue, durante el proceso asistencial estos profesionales pueden considerar la conveniencia de complementar con algún fármaco que guarde estrecha relación con el día a día clínico y de uso común en los tratamientos, principalmente en los procesos dolorosos, durante las maniobras manipulativas terapéuticas, tal como refiere y aconseja la evidencia científica y la práctica clínica y en las patologías susceptibles de tratamiento fisioterapéuticos.

"Nuestro papel es más 'retirar' que 'poner' estos fármacos en general de efectos sintomáticos, pero para ello es necesario tener la protección legal que nos permita dicha decisión, teniendo en cuenta, además, que es frecuente en la continuidad asistencial observar como algunos clínicos nos recomiendan que vayamos disminuyendo, incluso anulando, determinados fármacos a medida que se produzca mejoría y siempre referidas a patologías en cuyo proceso terapéutico interviene necesariamente el fisioterapeuta y para ello necesitamos estar acreditados", ha apostillado.

Dicho esto, ha explicado que en los países avanzados esta práctica se viene desarrollando desde hace tiempo y todos los profesionales sanitarios prescriben fármacos y productos sanitarios relacionados con el ejercicio de su profesión, sin las mínimas interferencias y con gran reconocimiento social.

Además, en los programas del título de grado de Fisioterapia se cuenta con una formación específica en Farmacología y se contará con la formación adicional de postgrado para garantizar la seguridad en la prescripción. "Ni mucho menos pretendemos avivar ningún debate y considerar como siempre a la profesión médica, y al resto de las profesiones sanitarias, con el máximo respeto y admiración por la extraordinaria labor que desarrollan cada día en el cuidado de la salud de todas las personas", ha zanjado el presidente del CGCFE.

Para leer más