4 de septiembre de 2020

La FADSP urge a incrementar el presupuesto sanitario para AP y abrir todos los centros de salud en su horario habitual

La FADSP urge a incrementar el presupuesto sanitario para AP y abrir todos los centros de salud en su horario habitual
Marciano Sánchez (Fadsp) - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha pedido incrementar "pertinentemente" el presupuesto sanitario destinado a la Atención Primaria, con el fin de alcanzar el 25 por ciento en cinco años, y garantizar la apertura de todos los centros de salud en su horario habitual.

Además, la organización ha destacado la necesidad de contratar y acabar con la "precariedad del personal dimensionando" los equipos multidisciplinarios, con el fin de eliminar la medicalización de la atención y responder a las necesidades de salud de la población.

La FADSP ha solicitado también incrementar la responsabilidad de la AP con nuevas funciones (vigilancia epidemiológica o atención a las residencias de mayores) actividades (promoción, prevención, rehabilitación, atención a la cronicidad, educación para la salud) e incorporar nuevos recursos (fisioterapia, psicología clínica, trabajo social, logopedia y atención temprana).

Por otra parte, la organización ha subrayado la importancia de mejorar la coordinación de la Atención Primaria con el resto de servicios sanitarios como Salud Pública y hospitales, y no sanitarios como trabajo social o atención a la dependencia; así como de desarrollar el modelo comunitario incorporando a la población a la planificación, desarrollo y control de las actividades de salud, con la colaboración de los recursos de la comunidad, para actuar con eficacia y eficiencia sobre los determinantes de la salud.

Finalmente, ha instado a mejorar la accesibilidad acabando con las listas de espera, mejorando las áreas administrativas de apoyo a la atención, y limitando la consulta telefónica o telemática a actividades complementarias que no limiten o interfieran con la relación personal y presencial entre trabajadores de AP y población y, a su vez, discriminen aun más a las personas mayores o con dificultades culturales y formativas para el manejo de las nuevas tecnologías.

"Si no hay una fuerte presión social y profesional cambios, la nueva realidad post-pandemia puede deteriorar aún mas los problemas que viene arrastrado desde hace tiempo la Atención Primaria", han zanjado desde la organización.