28 de noviembre de 2018

FADSP avisa de que las huelgas en AP en Cataluña y Andalucía evidencian el fracaso de los recortes del gasto sanitario

FADSP avisa de que las huelgas en AP en Cataluña y Andalucía evidencian el fracaso de los recortes del gasto sanitario
DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha avisado de que las huelgas de los médicos de Atención Primaria (AP) en Cataluña y Andalucía evidencian el "fracaso" de las políticas neoliberales de recortar gasto sanitario a costa de la Medicina de Familia, por lo que ha asegurado que "sobran los motivos" para realizar las movilizaciones-

"Desde el inicio de la crisis los recortes de recursos han afectado fundamentalmente a la AP, que ha perdido millones de euros desde el año 2010 reduciendo su participación en el gasto sanitario, que no solo no alcanzo el 25 por ciento previsto en el plan sino que incluso ha bajado al 14,2 por ciento este año", ha señalado la organización.

Así, la FADSP ha recordado que entre los años 2009 y 2017 se han suprimido 1.250 plazas de personal medico; que el 41,5 por ciento de los cupos están masificados con más de 1.500 tarjetas cuando las sociedades medicas indican que no deberían superar las 1.250; que faltan alrededor de 2.500 médicos para garantizar una atención de calidad; y que la carga de trabajo burocrático consume más del 30 por ciento del tiempo en las consultas.

"También los puntos de atención continuada sufren también escasez de recursos que les impiden atender con seguridad las urgencias y emergencias. En la mayoría de los servicios sanitarios del Estado los servicios de primaria están integrados y sometidos a las gerencias hospitalarias, lo que relega su función a función de portera y de selección de pacientes", ha detallado la organización.

La consecuencia de todo esto, prosigue, es la aparición de listas de espera en Atención Primaria, el escaso tiempo para atender a los pacientes (menos de 10 minutos), deterioro de la calidad de la atención y una baja capacidad resolutiva. "La promoción y prevención de salud son impensables en estas condiciones. Sobran los motivos para una movilización social y profesional para poner fin a este estado de cosas y exigir un cambio radical en la política sanitaria en España", ha zanjado.