24 de octubre de 2012

Expertos resaltan el papel asistencial que cobrará la Psicogeriatría con el progresivo envejecimiento de la población

Expertos resaltan el papel asistencial que cobrará la Psicogeriatría con el progresivo envejecimiento de la población
EUROPAPRESS/ARCHIVO/LISA F. YOUNG

SEVILLA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Especialistas en geriatría reunidos desde este miércoles en Sevilla, en el marco de la 'XII Reunión Anual Mundial del Colegio Internacional de Psiconeurofarmacología Geriátrica (ICGP)', han resaltado el creciente papel que cobrará la Psicogeriatría, rama de la medicina que aborda los problemas mentales de las personas mayores, en los próximos años ante el progresivo envejecimiento de la población española.

En este sentido. el presidente de la Sociedad Española de Psicogeriatría (SEPG), Raimundo Materos, que se ha apoyado en las proyecciones del INE que apuntan que para 2049 habrá en España 15 millones de mayores de 65 años, el 32 por ciento de la población actual, (a día de hoy son 7,8 millones las personas mayores de 65), ha explicado que este incremento del envejecimiento "genera a su vez nuevas necesidades y demandas individuales, sociales y sanitarias por parte del colectivo senior".

De hecho, ha sostenido que los trastornos mentales de las personas mayores afectan en la actualidad a un 35 por ciento de las personas mayores del país. De ellas, ha dicho, el 25 por ciento sufre depresión.

Según este especialista, este envejecimiento "jamás visto en la historia de la humanidad" viene generado por el descenso de la mortalidad, una menor fecundidad, los avances sanitarios y tecnológicos, la tendencia al retorno de los inmigrantes, el aumento progresivo de la población y los avances técnicos y sanitarios "que están dando lugar a la esperanza de vida más alta de toda la historia, 83 años, una de las más altas de toda Europa".

AUMENTO DE OCTOGENARIOS

Hacia 2045, ha agregado, se empezará a perder población con un declive demográfico en el que ni los nacimientos ni la inmigración compensarán las defunciones y el incremento de los octogenarios se producirá a un ritmo mayor que el del resto de población. Si en la actualidad son 2,3 millones, después de haberse multiplicado por 19 desde principios de siglo XX, en 2050 llegarán a los 5,6 millones los octogenarios, ha avanzado.

Mateos se ha referido así a la necesidad de "aportar soluciones al grave problema social y sanitario que se avecina si no comenzamos a prevenir y tratar el envejecimiento".

La realidad social, asegura, "es que a mayor población, más número de personas mayores, afortunadamente, pero este fenómeno demanda nuevas atenciones y necesidades no sólo para el colectivo senior, sino para su Sociedad Española de Psicogeriatría entorno y toda la sociedad".

Por ello, apuesta por que medicina y sociedad "se adapten a esas necesidades. Si no lo hace, se puede generar un gran impacto social, sanitario y económico".

Una de las herramientas para abordar este fenómeno es la Psicogeriatría, "ya que si el país envejece, los problemas mentales de las personas mayores también, y pese a que el sector de las personas mayores es el que menos servicios tiene a su disposición y el acceso a ellos más dificultoso". Por otra parte, ha lamentado que cuando esta población diana consigue este servicios, "no siempre encuentran un servicio especial de Psiquiatría Geriátrica".

POLÍTICAS DE DEPENDENCIA

"Todo ello agravado por los recortes sociales y sanitarios, esto es, un verdadero peligro que supone eliminar lo poco que existe en prevención y en políticas de apoyo para que la gente mayor siga siendo activa", ha proseguido este experto, quien ha apostado por "no estropear la situación más de lo que está, ya que no podemos generar más enfermos, sino curar a los que existen y procurar que no haya más".

Por ello, ha pedido "más formación, no sólo en esta especialidad, sino en las restantes ramas médicas que atienden a las personas mayores y servicios asistenciales de psicogeriatría, con más unidades de este tipo en todos los servicios de salud del país, adaptando la atención sanitaria al área de salud mental en personas mayores por su creciente y progresiva demanda".

Finalmente, ha pedido el reconociendo oficial de la Psicogeriatría "como subespecialidad de la psiquiatría", a la par que "se tiendan puentes en atención primaria y el resto de especialidades médicas y sanitarias".

"La atención primaria tiene que priorizar la atención a los mayores, que son los que más problemas de salud tienen, y detectárselas a tiempo", ha reclamado Materos, quien ha pedido a las administraciones "más formación a estos doctores, por ejemplo con masters en psicogeriatría; aumentando el tiempo de consulta; priorizando los casos de personas mayores, que son los que más problemas de salud tienen, y estando en contacto continuo con los psicogeriatras".

"Sin cambio en la atención primaria no habrá cambios en la atención a los mayores ni en el resto de la población", ha concluido.