28 de junio de 2006

Expertos recomiendan el consumo de helados por su "riqueza de proteínas" y su acción contra el estrés

BARCELONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Distintos expertos de universidades españoles han recomendado el consumo de helados por su "riqueza de proteínas" y su acción contra el estrés en el informe 'Helados sanos por tres razones', que trata aspectos nutricionales, sensoriales y de bienestar de estos alimentos.

El informe, encargado por la Asociación Española de Fabricantes de Helados, ha contado con la participación de la catedrática en Nutrición y Bromatología de la Universitat de Barcelona (UB), Carmen Vidal; el médico nutricionista Jaume Serra; y el neuropsicólogo de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), Francisco Rodríguez.

En declaraciones a Europa Press, Serra destacó el "alto valor nutritivo" de los helados de base láctea por su "cantidad de calcio", así como proteínas, "a pesar de la opinión general de la gente que los considera perjudiciales por creer que son altamente calóricos".

Serra desmintió que estos productos sean "altamente calóricos", aunque reconoció que lo son "medianamente" al llevar un máximo de 250 calorías. Asimismo, se considera como altamente calórico un producto de más de 300 calorías, especificó.

Además, defendió que "la aportación de azúcares de los helados de base láctea tampoco constituyen un valor excesivo en el contexto de una dieta equilibrada". En esta línea, argumentó que un helado se puede integrar "perfectamente" dentro de la dieta habitual que, por otro lado, debe ser rica también en verduras, resaltó.

Según el informe, el 46% de los catalanes creen que la aportación calórica de los helados es elevada. Este resultado es el único de los obtenidos en el estudio que cuenta con una "percepción distorsionada" por parte de la población, indicó.

En 2005, el 90,6% de los catalanes manifestó haber consumido helados, lo que representa tres puntos por encima de la media española. El estudio también revela que los catalanes integran cada vez más el helado en su dieta cotidiana durante todo el año, debido al aumento del consumo en el hogar.