16 de octubre de 2006

Expertos psiquiatras advierten de que hay más enfermos mentales "infradiagnosticados que diagnosticados"

SEVILLA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, José Giner, advirtió hoy de la existencia de más enfermos mentales "infradiagnosticados que diagnosticados", un extremo que achacó, fundamentalmente, "a que muchos de ellos sufren cuadros depresivos o de ansiedad, que se suelen considerar hoy día como algo normal".

En rueda de prensa en Sevilla para informar del X Congreso Nacional de Psiquiatría, al que asisten entre hoy y el próximo sábado unos 2.000 especialistas del ramo, Giner precisó que la prevalencia de las enfermedades mentales difiere "según la gravedad" de las mismas, así como "del componente genético y de los acontecimientos vitales que rodeen al enfermo".

Así, explicó que, "mientras que los trastornos menos grave --de tipo depresivo o por cuadros de ansiedad- afectan a entre el 10 y el 15 por ciento de la población, la esquizofrenia o los trastornos bipolares suponen el 1 por ciento" del total de enfermos mentales.

Con todo, el vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica y catedrático de la especialidad por la Universidad de Oviedo, Julio Bobes, destacó que en estas patologías mentales más graves "también se detectan casos de infradiagnosticados precisamente porque estas personas no son conscientes de su patología y no acuden a los servicios sanitarios".

En cuanto al aumento de recursos sanitarios destinados al tratamiento de estas patologías, ambos expertos coincidieron en afirmar que "pese a que han aumentado tras la reforma psiquiátrica --emprendida hace más de 20 años--, los servicios que se han desarrollado están saturados".

Por escalones de atención sanitaria, reconocieron que por las consultas de los profesionales de los servicios de atención primaria pasan "el 20 por ciento del total de todos los trastornos mentales", si bien concretaron que "en su mayoría corresponden a cuadros depresivos y de ansiedad". Por contra, sostuvieron que los casos más graves pasan por los servicios especializados.

MEJORA DE LA ADHERENCIA

De otro lado, afirmaron que el desarrollo de nuevos fármacos son mucho más "tolerables" por los enfermos que los tradicionales, algo, añadieron, "que nos está permitiendo mejorar la adherencia terapéutica a los tratamientos en estos enfermos".

En cuanto al futuro de los avances genéticos, de los que se espera que puedan permitir la personalización de los tratamientos --lo que ya se está conociendo como fármacos y terapias a la carta--, Bobes reconoció que "aún estamos al comienzo", aunque aludió a la existencia de determinados marcadores genéticos "que orienta acerca de si una persona tiene un mayor o menor grado de riesgo de padecer en un futuro una enfermedad mental".

AVANCES GENÉTICOS

Con todo, aclaró que con la "vulnerabilidad genética" que pueda presentar un paciente "no basta, puesto que también depende del entorno y el contexto en el que se mueva la persona". No obstante, explicó que en lo que sí ayudan estos marcadores genéticos "es a la farmacocinética y en saber qué medicamentos son mejores para el enfermo en términos, por ejemplo, de adherencia terapéutica".

De otro lado, se refirió a la necesidad de restringir aún más entre los jóvenes el acceso a determinadas sustancias adictivas, entre las que citó el consumo de alcohol, "ya que la percepción del riesgo por el consumo de alcohol es cada vez menor al no verlo como una sustancia adictiva", añadió Bobes, quien lamentó que en la actualidad "los jóvenes no requieren hacer muchas 'piruetas' para acceder a estas y otras sustancias adictivas".