3 de agosto de 2006

Expertos estiman que 8 de cada 10 hipertensos interrumpen el tratamiento en vacaciones por el calor

Expertos estiman que 8 de cada 10 hipertensos interrumpen el tratamiento en vacaciones por el calor

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

La relajación propia de las vacaciones y el calor provoca que 8 de cada 10 pacientes hipertensos interrumpan total o parcialmente su tratamiento durante las vacaciones de verano, lo que supone un aumento del 20% en el incumplimiento terapéutico. Esto trae como consecuencia un aumento de las cifras tensionales que, en los casos más severos, puede dar lugar a crisis hipertensivas en pocos días.

En este sentido, la doctora Nieves Martell, responsable del Club del Hipertenso de la Sociedad Española de Hipertensión y Liga para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), considera que el abandono de los tratamientos puede provocar una subida de tensión sistemática.

De todos modos, la interrupción de la terapia antihipertensiva varía dependiendo de la gravedad y del número de fármacos que se tomen. Según Martell, "un paciente con hipertensión severa puede registrar una subida de la presión arterial importante a los 4 ó 5 días de abandonar el tratamiento, mientras que, por el contrario, un paciente más liviano puede tardar en torno a dos semanas y, generalmente, no desarrollan un cuadro agudo", explica.

La doctora distingue entre los que abandonan el tratamiento por completo y aquellos que deciden ingerir la medicación en días alternos. En cualquier caso, el paciente se basa en la idea "errónea", según Martell, de que el calor disminuye la presión arterial y ya no está sometido al estrés habitual.

Esta experta alerta a los pacientes que han padecido previamente un accidente cardiovascular, pues "el riesgo mucho mayor de volver a sufrirlo si interrumpen el tratamiento". Entre los colectivos con mayor riesgo se encuentran los ancianos, por ser mucho más sensibles a las subidas y bajadas de la presión arterial. Los problemas en las personas mayores pueden ser serios, "porque tienen un riesgo cardiovascular mucho mayor", apunta la experta.