14 de junio de 2006

Expertos aseguran que sólo el 18% de los afectados por disfunciones sexuales consulta a un facultativo

VALENCIA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Médicos reunidos en Valencia con motivo del XIII Congreso Nacional y VII Internacional de la Medicina General Española aseguraron hoy que sólo el 18 por ciento de los españoles afectados por disfunciones sexuales consulta a un facultativo, informaron fuentes de la organización del encuentro.

Los expertos también destacaron que el 19 por ciento de la población masculina sufre disfunción eréctil, la alteración sexual más frecuente entre los hombres, afirmaron, mientras que en el caso de las mujeres, los trastornos del deseo son los más habituales, con una prevalencia que oscila entre el 30 y el 50 por ciento, como indica el grupo de trabajo de Sexología de la Sociedad Española de Medicina General.

Así, matizaron, dos millones de españoles son "incapaces" de mantener una erección con la rigidez suficiente como para tener "relaciones sexuales satisfactorias", lo que, según explicaron, se conoce en el entorno médico con el nombre de disfunción eréctil.

En este sentido, uno de los asistentes al congreso y miembro del grupo de trabajo de Sexualidad de la Sociedad Española de Medicina General (SEMG), el doctor Pedro Tárraga aseguró que de todas las alteraciones de la función sexual, la disfunción eréctil "es la más conocida por su mayor incidencia entre la población masculina", pero, "a pesar de ello, sigue siendo una gran desconocida en cuanto a su manejo" debido a que, indicó, la sexualidad "continúa siendo un tema tabú tanto para la población en general, que se avergüenza de su problema, como para los profesionales de la medicina, que creen indiscreto interesarse por la vida sexual de sus pacientes", y apuntó que "únicamente el 6 por ciento de los facultativos se interesa por la sexualidad de los pacientes"

Tárraga destacó que "es al médico general a quien primero consultan estos pacientes" y que "en este primer nivel asistencial no se requiere ser especialista en sexología, sino disponer de unos conocimientos básicos, así como predisposición para la escucha sin prejuicios, ni falacias, ni errores científicos".

Además, este experto en sexualidad añadió que no tratar posibles conflictos, síntomas y problemas derivados de las actividades sexuales de las personas que acuden a las consultas "es no contar con una visión integral de la salud del paciente".

"El abordaje de la disfunción eréctil pasa, como sucede con cualquier otro problema de salud, por preguntar a los pacientes por su actividad sexual, y esto, permitirá su detección activa", aseguró Tárraga.

En cuanto a la detección activa de esta disfunción, apuntó que resulta de "especial importancia" en pacientes con patologías como hipertensión, diabetes, depresión, ansiedad u otras enfermedades mentales, así como en casos de adicciones, hábitos tóxicos o medicación crónica, ya que, explicó, la disfunción eréctil "se presenta como marcador eficaz de la salud en general" y su detección, "puede orientar al clínico sobre la existencia de estos otros trastornos", ya que "uno de cada tres hombres con disfunción eréctil presenta una angina cardiaca asintomática", anunció.

Respecto al trabajo de Sexología de la Sociedad Española de Medicina General al que se refirió el doctor, también revela que el 80 por ciento de las disfunciones eréctiles se debe a problemas orgánicos, mientras el otro 20 por ciento es consecuencia de procesos psicológicos, según indicaron las mismas fuentes.

Además advirtió que tanto los hombres con disfunción eréctil como sus parejas respectivas "acabarán teniendo, antes o después, problemas psicológicos como consecuencia de esta alteración en sus relaciones sexuales".

Asimismo, el 36 por ciento de los diabéticos tipo 2 tiene este problema sexual, mientras que entre los hipertensos la disfunción eréctil tiene una prevalencia del 40 al 65 por ciento, según distintas investigaciones.

Tras la disfunción eréctil, que representa el 47 y el 50 por ciento de las alteraciones sexuales en los hombres, encontramos la eyaculación precoz --23 por ciento-- y la inapetencia sexual o falta de deseo --12 y el 15 por ciento--, junto a su variante la aversión al sexo opuesto.

Este último trastorno representa, según los expertos, el primer problema sexual en las mujeres, con una prevalencia que oscila entre el 30 y el 50 por ciento de la población femenina española; le siguen el vaginismo que afecta al 12 por ciento de las mujeres y la dispareunia --dolor durante la penetración--, también al 12 por ciento y, en tercer lugar, la anorgasmia -ausencia o insuficiencia de orgasmo sexual-, que afecta del 10 al 40 por ciento de las españolas, en función de la franja de edad estudiada.