30 de diciembre de 2007

Un experto advierte de que "las mujeres sufren antes que los hombres los efectos de la bebida"

VALENCIA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

Nochevieja es una de las fiestas en las que más alcohol se consume del año en todo el mundo. Precisamente, y en referencia al consumo directo de alcohol, el doctor José Olcina, Jefe de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Casa de Salud, advirtió hoy de que "las mujeres sufren antes que los hombres los efectos negativos de la bebida, aún habiendo ingerido una cantidad inferior".

Según explicó en un comunicado, algunos trabajos demuestran que el consumo de drogas como el alcohol o nicotina, "posee un peor impacto en la mujeres que en los hombres", ya que "el corazón de las mujeres es más sensible al alcohol, con repercusiones más rápidas sobre la tensión arterial y la frecuencia cardiaca en comparación con los hombres", indicó.

El médico del Hospital Casa de Salud afirmó que "el modelo de consumo en las generaciones jóvenes está cambiando en cuanto a la forma de beber social y de recreo", de modo que "la mujer joven ya está bebiendo en los locales públicos abiertamente sin ocultar su ingesta etílica, exactamente igual que los hombres, que lo han hecho así desde siempre".

No obstante, en la clínica diaria, "se sigue viendo el modelo de consumo discreto y en solitario de la mujer, que esconde la bebida en casa y la ingiere cuando no hay nadie para aliviar su malestar" que, "en muchos casos, detrás de esta conducta se esconde un problema adaptativo", alertó.

En este sentido, Olcina comentó que el estado de ánimo depresivo hace que la mujer se automedique tomando alcohol para calmar la ansiedad, la disforia o el insomnio, "errando el camino que debería ser otro: acudir al psiquiatra para que se valore adecuadamente su problema y buscar otras soluciones más adecuadas".

El experto se refirió también al consumo entre las jóvenes españolas de entre 15 y 19 años para señalar que "la ingesta se da principalmente durante los fines de semana". Además, observó un "incremento exagerado de consumo en la mujer joven que podría estar relacionado con la progresiva incorporación de ésta a determinados roles y hábitos sociales que anteriormente se limitaban a la población masculina", apuntó.

En cuanto a las consecuencias del consumo abusivo de alcohol, Olcina señaló que "las borracheras habituales en la adolescencia producen una tolerancia al alcohol que puede perjudicar el crecimiento y alterar las funciones cerebrales. Muchos jóvenes tienen su primer contacto con el alcohol entre los 12 y los 17 años, una edad que se considera temprana. Numerosos estudios, --concluye el experto--, han demostrado que los sujetos que empiezan a beber a una edad temprana tienen más riesgo de sufrir alcoholismo cuando son adultos".

EL ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO.

Por otra parte, el Jefe de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Casa de Salud, recordó que "la exposición al alcohol tiene efectos negativos sobre el desarrollo fetal". Olcina precisó que "el síndrome alcohólico fetal sólo se llega a diagnosticar en los niños de un pequeño porcentaje de madres con dependencia al alcohol". No obstante, si se han detectado otras "anormalidades menos graves se han detectado en los hijos de embarazadas que han consumido cantidades más pequeñas de alcohol", apostilló.

Según un estudio realizado por la Fundación 1000 para la investigación sobre defectos congénitos, que analiza la evolución en los últimos 25 años de la ingesta de bebidas alcohólicas entre las españolas embarazadas, hay "un importante descenso de las mujeres que ingieren grandes cantidades de alcohol durante la gestación pero se incrementa el porcentaje que bebe pequeñas o moderadas cantidades", alertó".