1 de octubre de 2012

El exministro Bernat Soria considera una "pésima decisión" haber limitado la sanidad a los inmigrantes irregulares

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El exministro de Sanidad, Bernat Soria, considera una "pésima decisión" que el actual departamento que dirige Ana Mato haya retirado el derecho a la tarjeta sanitaria a los inmigrantes que residen en España en situación irregular, ya que entiende que esta medida les deja "fuera de control sanitario" y "puede acabar siendo más problemático".

Así lo ha asegurado en una entrevista a Europa Press el que fuera ministro entre 2007 y 2009 durante el anterior Gobierno socialista, que a partir de octubre dirigirá el máster en Investigación Aplicada en Ciencias de la Salud de la Universidad Europea de Madrid (UEM).

Soria ha reconocido que la norma, que entró en vigor el pasado 1 de septiembre, es "difícil de entender" desde un punto de vista deontológico y, en este sentido, defiende a aquellos profesionales sanitarios que se opusieron a dejar de atender a este colectivo.

"¿A quien se le ocurre que en una campaña de vacunación dejemos fuera al 10 por ciento de la población? Pues sería igual", ha explicado, insistiendo en que dejar a un segmento de la población fuera de la asistencia sanitaria, "tenga papeles o no", puede generar un coste superior al ahorro que ahora se trata de conseguir.

Lo mismo puede suceder, según Soria, con el resto de medidas en materia sanitaria que está adoptando el actual Gobierno de Mariano Rajoy. "Hay que priorizar, y si hay que recortar, pues que se recorte en otras cosas pero no en sanidad y educación, que será lo que nos ayude a salir de la crisis, a medio o largo plazo", ha aseverado.

De hecho, el exministro advierte de que el ahorro a corto plazo puede acabar ocasionando una especie de "burbuja sanitaria" en el futuro.

"Cuando no invertimos en salud se está generando un daño en nuestra capacidad de producción inmediata y estamos cargando a la generación siguiente con una hipoteca que no vamos a poder pagar", ha explicado Soria.

El exministro ha puesto como ejemplo uno de sus campos de investigación, centrado en el abordaje de la diabetes, enfermedad que afecta a 3,5 millones de personas y supone el 18-19 por ciento del total del gasto sanitario.

Sin embargo, recuerda, ya hay otras 3,5 millones de personas con prediabetes, por lo que "si no tenemos una actitud de control y tratamos de llevar las cifras a menos, ese gasto se va a comer el presupuesto y perderemos salud con todo lo que conlleva".

SE OPTA POR LO FÁCIL Y NO POR LO MEJOR

El problema, según Soria, es que "en política hay una tendencia a hacer lo posible más que lo necesario, y por lo fácil en lugar de por lo mejor" y, en este sentido, ha criticado otra de las medidas impulsadas por la actual ministra Ana Mato, el nuevo copago farmacéutico.

"Antes del copago se pueden hacer otras cosas, pero se opta por esta porque es una medida fácil", ha explicado. El problema, ha añadido, es que "para mucha gente un euro no es dinero pero para otros lo empieza a ser. Lo difícil hubiera sido analizar un programa de prevención o educación que al final acaba mejorando la salud y ahorrando costes".

Para evitar esto, Soria también ha destacado la necesidad de firmar un Pacto de Estado por la Sanidad para que "los partidos vayan todos a una", aunque reconoce que "el mejor momento" para el pacto fue cuando él lo propuso. "Se daban unas condiciones que permitían estar de acuerdo en algunas cosas. Pero cuando no se hace lo que se tiene que hacer, cuando más lo necesitas no lo tienes".