5 de octubre de 2015

El exceso de fósforo en la dieta puede dañar al organismo

El exceso de fósforo en la dieta puede dañar al organismo
EUROPA PRESS

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El doctor José Manuel Valdivielso ha alertado, durante una ponencia en el XLV Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), de que el exceso de fósforo en la dieta puede producir efectos dañinos en el organismo.

En este sentido, ha denunciado que suele estar oculto en las etiquetas de los alimentos, lo que hace que sea difícil identificarlo. "Buscar el fósforo en las etiquetas de los alimentos es un problema. Suele venir 'oculto' en diversas formas de aditivos como, por ejemplo, ácido fosfórico, pirofosfato, polifosfato y sales de otros compuestos como fosfato de aluminio o de sodio", ha afirmado Valdivielso.

Así, el especialista ha recordado que los peligros del fósforo se suelen identificar a los enfermos renales, por lo que ha insistido en la importancia de concienciar a la población general de que aunque se tengan "bien" los riñones, no exime de que los niveles de fósforo alta estén afectando igual que a un enfermo renal.

De hecho, prosigue, tradicionalmente los ciudadanos han recibido mensajes contradictorios sobre el fósforo. Desde viejos remedios que estimulaban al consumo de productos con fósforo para mejorar la memoria, a las actuales corrientes que destacan sus aspectos más negativos.

"En sí el fósforo es bueno, es el cemento que une el ADN. Lo que no es bueno es un exceso de fósforo en la dieta. Además, las necesidades de fósforo no son las mismas en diferentes etapas de la vida. Por ejemplo, un adulto necesita alrededor de 900 mg de fósforo al día, mientras que un adolescente puede necesitar casi el doble. Además los niveles de fósforo que parecen 'seguros' pueden ser distintos en hombres que en mujeres", ha recalcado el experto.

Las fuentes normales con mayor contenido en fósforo son las carnes (311 mg/100g), los pescados (371 mg/100g) (sobre todo el salmón), las semillas (1233 mg/100g) (pipas de calabaza, girasol, etc), lácteos y derivados (766 mg/100g) (especialmente el queso curado), y algunos frutos secos (725mg/100g) y legumbres (180 mg/100g) (como las lentejas o las judías pintas). Pero sobre todo, las fuentes con más alto contenido en fósforo son las comidas procesadas y los refrescos, tanto azucarados como light.

LOS CENTENARIOS VIVEN MÁS AÑOS CON MENOS FÓSFORO

Por otra parte, el doctor ha informado de que para controlar los niveles de fósforo es necesario no tomar comidas procesadas ni bebidas enlatadas, sustituyendo el queso curado por el fresco, las lentejas por garbanzos o las judías pintas por judías verdes.

Y es que, tal y como ha puntualizado, los niveles de fósforo y la longevidad se relacionan de manera inversa en la naturaleza. "Entre los hombres se ha demostrado que los niveles de fósforo en las personas centenarias son menores que en adultos de una edad menor. El ejemplo extremo de cómo el fósforo puede acelerar el envejecimiento lo encontramos en el llamado síndrome de Hutchinson-Guilford (Progeria) que produce un envejecimiento acelerado en niños, los cuales tienen niveles de fósforo más altos de lo normal", ha zanjado.