29 de marzo de 2014

Un exceso de bebidas dietéticas, vinculado con problemas del corazón en mujeres mayores

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres posmenopáusicas sanas que toman dos o más bebidas dietéticas al día pueden ser más propensas a tener un ataque al corazón, un derrame cerebral u otros problemas cardiovasculares, según revela un estudio que se presentará en la 63 Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología, que se celebra desde este sábado hasta el lunes en Washington, Estados Unidos.

En comparación con las mujeres que nunca o rara vez consumían este tipo de bebidas, las que tomaban dos o más diarias tenían un 30 por ciento más de probabilidades de sufrir un evento cardiovascular y un 50 por ciento más de riesgo de morir por enfermedades relacionadas. Los investigadores analizaron la ingesta de bebidas y factores de riesgo cardiovascular de 59.614 participantes en el 'Women's Health Initiative Observational Study'.

"Nuestros resultados están en línea y amplían los datos de estudios anteriores que muestran una asociación entre las bebidas dietéticas y el síndrome metabólico", subraya el autor principal del trabajo, Ankur Vyas, investigador sobre la enfermedad cardiovascular en la Universidad de Iowa, en Estados Unidos.

Se obtuvo información sobre el consumo de las bebidas de dieta por parte de las mujeres a través de un cuestionario en el que se les pidió que informaran sobre sus hábitos dietéticos durante los tres meses anteriores. Cada bebida se definió como el equivalente de una bebida de 12 onzas (35,5 cl) y se incluyó tanto refrescos de dieta como bebidas de frutas dietéticas. Los investigadores dividieron a las mujeres en cuatro grupos de consumo: dos o más bebidas de dieta al día, entre cinco y siete bebidas dietéticas por semana, de una a cuatro semanales y de cero a tres bebidas de dieta al mes.

Tras un seguimiento medio de 8,7 años, se produjo una combinación de incidentes de enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca congestiva, infarto de miocardio, revascularización coronaria, ictus isquémico, enfermedad arterial periférica y muerte cardiovascular en el 8,5 por ciento de las mujeres que consumían dos o más de estas bebidas al día en comparación con el 6,9 por ciento en las que bebían entre cinco a siete semanales, el 6,8 por ciento de las que tomaban de una a cuatro por semana y un 7,2 por ciento en las que tomaban entre cero y tres al mes.

La asociación se mantuvo incluso cuando los investigadores ajustaron los datos para tener en cuenta las características demográficas y otros factores de riesgo cardiovascular y comorbilidades, incluyendo el índice de masa corporal, el tabaquismo, el uso de la terapia hormonal, la actividad física, el consumo de energía, el consumo de sal, la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto y la ingesta de bebidas azucaradas.

Las mujeres que consumían dos o más bebidas dietéticas al día eran más jóvenes, más propensas a ser fumadoras y tenían una mayor prevalencia de diabetes, hipertensión y mayor índice de masa corporal. Pero Vyas dice que la relación entre las bebidas de dieta y los problemas cardiovasculares plantea más preguntas que respuestas y debe estimular la investigación.

"Sólo encontramos una asociación, por lo que no podemos decir que las bebidas de dieta causen estos problemas", reconoce Vyas, quien añade que puede haber otros factores que influyan en las personas que beben más bebidas dietéticas que podrían explicar la conexión.

"Es demasiado pronto para decir a la gente a que cambie su comportamiento en base a los resultados de este estudio, sin embargo, sobre la base de estos y otros hallazgos tenemos la responsabilidad de hacer más investigación para ver qué está pasando y definir la relación, si es que existe realmente", añade. "Esto podría tener importantes implicaciones para la salud pública", insiste.

Estudios previos han encontrado que las bebidas endulzadas artificialmente se asocian con un aumento de peso en adultos y adolescentes y parecen aumentar el riesgo de síndrome metabólico, lo que hace que la diabetes y la enfermedad cardiaca sea más probable.