28 de diciembre de 2014

Evitar una comida copiosa el día 31 y realizar un desayuno fuerte, principales consejos para correr la San Silvestre

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Como cada 31 de diciembre se celebra en Madrid la San Silvestre vallecana, que este año cumple medio siglo y que este año ha conseguido vender los 40.000 dorsales que puso a la venta. Con el objetivo de que los participantes acaben la carrera sin sobresaltos, el coordinador del servicio de rehabilitación del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, Álvaro Herrera, ha destacado, entre otras recomendaciones evitar una comida copiosa y hacer un desayuno fuerte introduciendo hidratos como cereales y frutas ese día.

Es recomendable aplicar durante 10 minutos calor seco en la zona del cuello y otro rato en las lumbares -ya sea con la manta eléctrica o con los sacos de semillas que se calientan en el microondas- tras correr la San Silvestre vallecana, ya que la mezcla del frío y el asfalto puede provocar dolor de espalda, según ha afirmado.

A la hora de correr una carrera de 10 kilómetros como la San Silvestre "hay que tener en cuenta las posibilidades de cada uno, hay que hacer lo que pide el cuerpo". Si el cuerpo no está acostumbrado a correr esas distancias es mejor que algunos tramos se realicen andando porque si se fuerza demasiado se puede acabar lesionado.

Otro de los puntos clave a tener en cuenta a la hora de enfrentarse a este tipo de carreras es el calentamiento previo. Este debe durar entre 15 y 20 minutos antes de la salida y se deben realizar ejercicios como saltos en el sitio, trotar un poco durante 5 minutos, llevar varias veces la rodilla al pecho, alternando una rodilla con la otra, y, del mismo modo, llevar los talones al glúteo.

Sin embargo, antes de comenzar la carrera nunca se debe estirar ya que el objetivo de los estiramientos es relajar el músculo y elongarlo; estos ejercicios se deben realizar durante 20-30 minutos después de haber acabado la competición.

Además, Herrera recomienda beber cantidades razonables de agua antes, durante y después de la carrera para no sufrir ningún problema muscular como pinchazos o roturas y, correr con un calzado al que se esté acostumbrado, ya que si se estrenan ese mismo día unas zapatillas, existe el riesgo de lesionarse por culpa de la compensación que hacen las articulaciones ante el cambio de calzado.

En cuanto a la alimentación, ese día hay que procurar evitar una comida copiosa. Es mejor desayunar fuerte introduciendo hidratos, tales como cereales y fruta, y comer algo ligero al menos dos horas antes del comienzo de la carrera.

Otro de los consejos de los expertos es que siempre hay que seguir el ritmo que impone la respiración junto con las piernas, ya que de nada sirve intentar hacer los 10 kilómetros siguiendo a alguien que tiene otro ritmo. También es importante regularse, no centrar todo el esfuerzo en los primeros kilómetros.

Por último, Álvaro Herrera, señala que, si a pesar de todas estas recomendaciones se nota alguna molestia derivada de la carrera, hay que visitar a un fisioterapeuta para aliviar la lesión.