6 de noviembre de 2012

Un estudio descubre cambios en la actividad cerebral cuando la anestesia provoca inconsciencia

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Hospital General de Massachusetts y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (Estados Unidos) han identificado por primera vez un patrón de actividad cerebral que parece señalar exactamente cuándo los pacientes pierden la conciencia bajo anestesia general, según publica 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Aunque el estudio, financiado por el Instituto Nacional de Salud estadounidense, el Instituto Canadiense de Salud y el Instituto de Desórdenes Neurológicos, sólo involucró el uso de un fármaco anestésico, propofol, los científicos creen que sus hallazgos se aplican a otras formas de anestesia general y podría conducir a un mejor seguimiento de los pacientes anestesiados.

"El patrón que se encontró marca un nuevo estado del cerebro en el que las neuronas en las diferentes áreas se desactivan en momentos diferentes, impidiendo la comunicación entre distintas regiones del cerebro", explica Patrick Purdon, autor principal del informe, doctor del Hospital General de Massachusetts y profesor en el Departamento de Anestesia, Cuidados Críticos y Medicina del Dolor de Facultad de Medicina de Harvard.

El estudio midió la actividad de las neuronas individuales y redes neuronales en tres pacientes que previamente tenían electrodos implantados en el cerebro para ayudar a diagnosticar la epilepsia. Al inicio de las operaciones para quitar los electrodos, a los pacientes se les pidió que pulsaran un botón cada vez que oían un tono, que se generó cada cuatro segundos, así que cuando un paciente no respondió a dos tonos consecutivos, el período de cinco segundos definido por esos tonos, se identificó como el punto en que la conciencia se perdió.

La medición de la actividad de las neuronas individuales mostró una caída en la actividad global, pero no hasta un máximo de 30 segundos después de que la conciencia se había perdido. Sin embargo, el momento en que se perdió la conciencia coincidía con un cambio significativo en la estructura general de la actividad cerebral.

Mientras que la actividad eléctrica en el cerebro consciente parece ser desorganizada, sin patrones regulares aparentes, en el punto en el que los participantes del estudio perdieron el conocimiento, su actividad cerebral comenzó a mostrar oscilaciones regulares entre los estados de activación y desactivación.