19 de octubre de 2006

Se estima que 20 millones de mujeres están infectadas por VIH en todo el mundo

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un simposio celebrado ayer en la Fundación Ramón Areces puso sobre la mesa la cruda situación en la que viven los países pobres y que muchas veces se olvida. Se estima que en el mundo hay 20 millones de mujeres infectadas con VIH de las que el diez por ciento se quedan embarazadas cada año. Si tuvieran acceso a las terapias antirretrovirales existentes en los "países ricos", se conseguiría reducir la tasa de contagio de madre a hijo desde un 40 a un dos por ciento.

Según puso de manifiesto el doctor James McInture, director de la Unidad Perinatal del VIH del Hospital Chris Hani Baragwanath de Soweto (Sudáfrica), a pesar de los avances en el tratamiento frente al sida, aún se infectan del VIH unos 2.000 niños cada día (1 en Europa, 1 en Estados Unidos y el resto en países pobres), de ahí la necesidad de integrar los programas de lucha contra el sida en los países subdesarrollados.

Además, se estima que más de 20 millones de mujeres están infectadas en todo el mundo, de las cuales 2 millones se quedan embarazadas anualmente. Sólo el diez por ciento de mujeres infectadas por VIH reciben tratamiento en todo el mundo. Con estos datos sobre la mesa y teniendo en cuenta que el tratamiento reduce drásticamente la transmisión del virus de la madre al hijo, este experto recordó que hay mucha interacción entre países por la inmigración, por lo que se requieren políticas globales.

En este sentido, resaltó que "la voluntad política es esencial, ya que se ha demostrado que la inversión en este campo tiene éxito (como en Botswuana), aunque se debería destinar más dineros en recursos humanos, ya que únicamente en África Subsahariana se necesitan más de 600.000 enfermeras para dar el tratamiento y hacer las pruebas de detección. "Hay que tener en cuenta que es una emergencia de hoy, mañana, y pasado mañana", dijo tras el simposio 'Sida 25 años que cambiaron el mundo (1981-2006)'.

RESPUESTA A UNA EMERGENCIA

En esta misma línea, el doctor Stefano Vella, director del Departamento de Investigación de Medicamentos y Tratamientos del Instituto Superior de Sanidad de Roma (Italia), comentó que "ya no hay que responder a una emergencia, sino que se deben construir acciones sólidas en los países pobres para evitar soluciones temporales". "Hay que favorecer las mismas terapias, y no dar lo que sobra en los países ricos, así como invertir más dinero y esfuerzos no sólo poniendo parches", precisó.

Este experto habló del desarrollo de microbicidas vaginales (sustancias que matan al VIH en la vagina), aunque los últimos resultados no fueron muy esperanzadores al tratarse de sustancias tóxicas que erosionaban la mucosa vaginal, dando lugar a más infecciones. En la actualidad se están probando nuevas sustancias y, al menos, habrá que esperar unos cinco años para poder disponer de un producto de este tipo que, en todo caso, serviría como complemento.