11 de marzo de 2008

Los españoles deben recuperar la dieta mediterránea

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La dieta de los españoles se ha modificado notablemente en los últimos 40 años, alejándose del modelo tradicional de la dieta mediterránea, según el avance de un estudio encargado a la Fundación Española de Nutrición (FEN) por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y presentado hoy en Alimentaria 2008, que aconseja diseñar nuevas estrategias que fomenten nuevamente la alimentación saludable.

En líneas generales, el consumo de carnes y derivados fue superior al recomendado, y, por el contrario, el de cereales y derivados, verduras y hortalizas, frutas y leguminosas fue inferior al deseado. Los grupos que se ajustaron más a las recomendaciones fueron los de leche y derivados, pescados y huevos.

Por otra parte, el perfil calórico medio, es decir el aporte energético de macronutrientes y alcohol a la energía total de la dieta, se caracteriza por un elevado aporte de lípidos a expensas de los hidratos de carbono durante los siete años que comprende el estudio. El porcentaje de proteínas a la energía total se ajustó al deseado.

El menú medio consumido durante 2006 por los españoles en total estuvo formado por 379 gramos de leche y derivados; más de 300 gramos de frutas, verduras y hortalizas; al menos 200 gramos de cereales y derivados; casi 180 gramos de carnes y productos cárnicos y 100 de pescados; al menos 48,6 gramos de aceites y grasas; y poco más de 30 gramos de precocinados y huevos. Asimismo, hubo un elevado consumo de bebidas sin alcohol, con más de 430 gramos por persona y día y alcohólicas con 247 gramos.

Ante estos datos, se recomienda diseñar estrategias que permitan la recuperación del patrón dietético tradicional, teniendo en cuenta las nuevas tecnologías de producción y conservación de alimentos. Todo ello, sin olvidar el componente de placer de los alimentos, que se considera clave para mantener o recuperar los hábitos alimentarios.

BAJAN LOS NUTRIENTES Y AUMENTAN LOS POLISATURADOS

Como media, el consumo medio de energía y nutrientes supero el 80 por ciento de las recomendaciones, excepto para zinc y ácido fólico en hombres y mujeres y hierro en mujeres. El consumo de proteínas y vitamina C en hombres y mujeres supero el 150 por cien de las recomendaciones. Las mujeres también superaron el 150 por cien de las recomendaciones en relación a las ingestas de tiamina y vitamina A.

La ingesta media de nutrientes energéticos ha disminuido en casi 300 kilocalorías en los últimos 50 años repercutiendo negativamente en el perfil calórico. Este empeoramiento se encuentra unido al descenso en el consumo de alimentos pertenecientes al grupo de cereales y derivados, legumbres y patatas.

El perfil lipídico medio, es decir, el porcentaje de aporte de las tres familias de ácidos grasos a la energía total, muestra un porcentaje de ácidos grasos saturados y ácidos grasos poliinsaturados superior a los recomendados.

El estudio tiene en cuenta el Panel de Consumo Alimentario, que se viene realizando desde hace más de 20 años en el MAPA, y que representa la fuente más fiable para hacer un estudio de la alimentación española, ya que se trata de un seguimiento integral de los alimentos básicos.