10 de mayo de 2006

Eroski y Fundación Dieta Mediterránea lanzan la campaña 'Comer bien comer sano' para mejorar los hábitos alimenticios

ZARAGOZA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Bajo el lema "Comer bien comer sano", Eroski junto a la Fundación Dieta Mediterránea, han puesto en marcha una campaña para sensibilizar a los consumidores en hábitos de alimentación saludables.

La campaña consiste en el desarrollo en todos los hipermercados Eroski de una serie de actividades durante los meses de mayo y junio, como la puesta en marcha de stands informativos atendidos por nutricionistas, organización de Escuelas Idea Sana, charlas de una hora de duración de un grupo de 15 personas, celebración de foros en distintas ciudades con la intervención de doctores, nutricionistas, psicólogos, edición de folletos informativos, e información a través de la publicación Idea Sana y de la página web www.ideasana.com.

El responsable de Eroski, Ramón Lafuente, señaló hoy en la rueda de prensa de presentación de la campaña, que la idea de la misma es "llegar a un millón de consumidores y sensibilizar en el uso alimentario que favorezca una buena nutrición". Lafuente apuntó la importancia de "incidir en la población infantil", ya que "es el único modo de preservarles de futuras enfermedades como la obesidad o la diabetes".

Por ello, la campaña se centra en el desayuno de los más pequeños, una de las comidas más importantes del día. Los expertos en nutrición recomiendan ingerir el 30 por ciento de la energía necesaria para todo el día durante el desayuno.

Entre los consejos de los expertos para mejorar la calidad del desayuno de los niños, el nutricionista Juan Revenga indicó que "se debe incrementar el consumo de fruta o zumos", al tiempo que se limitan "el consumo de galletas y bollería industrial". También destacó la importancia de "dedicar más tiempo al desayuno y evitar que el bocadillo del almuerzo lleve siempre embutido".

Según los expertos en nutrición, el desayuno está dividido en dos momentos, la ingesta de primera hora de la mañana y de media mañana. Ambas comidas deben sumar un 30 por ciento de las calorías ingeridas a lo largo del día, de las cuales un 20 por ciento corresponden al desayuno y un 10 por ciento al almuerzo.

El nutricionista Juan Revenga afirmó además que "uno de los secretos para mejorar la relación de los niños con el desayuno es la variación y que sea apetitoso". También recomendó la "planificación" a la hora de preparar las comidas, ya que estas "no se pueden dejar a la improvisación".

Por ello, los expertos recomiendan dejar preparado el día anterior el material para la mañana siguiente, incluyendo el desayuno, la ropa y los libros para el colegio; sentarse a la mesa para desayunar, dedicando el tiempo necesario y disfrutar de la compañía; o evitar encender la televisión y otro tipo de distracciones mientras se come.

HÁBITOS DE DESAYUNO INFANTIL

Eroski y Fundación Dieta Mediterránea han realizado un informe entre sus clientes para conocer la situación actual en cuanto a hábitos de desayuno infantil. Este estudio parte de las conclusiones recogidas en el Observatorio Idea Sana Eroski, que pretende analizar los principales hábitos de vida y de consumo, especialmente relacionados con la alimentación.

A nivel infantil, los datos recogidos en ese informe aseguran que el 94 por ciento de los niños desayunan en el hogar, prácticamente la totalidad y no existen diferencias entre zonas geográficas ni edades. Sin embargo, sólo el 61 por ciento de los niños se lleva algún alimento para tomar en el colegio siempre; el 13 por ciento a menudo; y el 26 por ciento nunca.

En cuanto a la hora del desayuno, la mayoría de los niños, un 75 por ciento desayunan entre las 8,00 y las 9,00 horas. En este sentido, destaca que a mayor edad la tendencia es desayunar antes, el 36 por ciento de los niños de 11 a 13 años desayunan entre las 7,00 y las 8,00 horas, condicionados por los horarios escolares.

Por lo que respecta al tiempo dedicado, el 59 por ciento de los niños dedican entre 10 y 15 minutos; el 15 por ciento dedica menos de 5 minutos. Y la tendencia es que a más edad menos tiempo se dedica al desayuno; el 21 por ciento de los niños de 11 a 13 años dedican menos de cinco minutos. Estas cifras confirman que sólo el 24 por ciento de los niños dedica el tiempo recomendado por los expertos al desayuno fijado entre 15 y 20 minutos.

El desayuno tipo es el de leche con galletas o con cereales, y no existen diferencias destacadas por zonas geográficas. En el 61 por ciento de los casos la madre prepara y decide el desayuno, frente al 24 por ciento que aseguran que decide el hijo. La capacidad de decisión de la madre desciende con la edad, sólo el 30 por ciento en niños de 11 a 13 años. El 38 por ciento asegura desayunar con hermanos; el 20 por ciento con los padres; y el 25 por ciento solos; mientras que el 46 por ciento miran la televisión; y charlan un 22 por ciento.

El 40 por ciento de las madres afirma preparar un bocadillo para llevar al colegio, mayoritariamente de embutido. El 20 por ciento llevan productos de la categoría dulce, bollería o galletas; el 14 por ciento zumos comerciales; y sólo el 13 por ciento fruta. El 26 por ciento asegura no llevarse nada al colegio para completar el desayuno.

En este caso, por zonas geográficas existen grandes diferencias, el 65 por ciento asegura que se llevan bocadillo en el Sur; el 54 por ciento en Levante; el 25 por ciento en el Norte; y sólo el 14 por ciento en el centro. En esta zona el país, tiene una presencia significativa las galletas con un 22 por ciento y en el Norte la fruta con un 23 por ciento.

Del análisis de este informe se despenden algunas conclusiones favorables como el consumo de lácteos, aceite de oliva y el hábito de desayunar en familia. Sin embargo, existen aspectos a mejorar como el consumo de fruta o zumos naturales, reducir el excesivo consumo de galletas y embutido e intentar disfrutar de un desayuno sin prisa, dedicándole entre 15 y 20 minutos.

El desayuno debe estar compuesto por tres pilares: cereales, lácteos y fruta. Actualmente, sólo el 39 por ciento de las madres aseguran que sus hijos consumen fruta o zumo de fruta natural en el desayuno.