30 de agosto de 2012

El sistema de realidad virtual 'Isla Calma' permite distraer el miedo al dolor en los pacientes

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El sistema de realidad virtual 'Isla Calma' de Nesplora permite distraer el miedo al dolor en los pacientes que deben someterse a un proceso médico. De esta forma, esta innovación desarrollada por la compañía española posibilita también relajar el propio dolor de los enfermos.

Por ello, los pacientes que deban someterse a una intervención, un tratamiento dental o una cirugía menor se van a ver beneficiados por este trabajo de investigación que se ha prolongado durante diez años en el tiempo. Durante la misma, los expertos han estudiado la aplicación de la realidad virtual en el dolor.

Como resultado de este proceso, los investigadores de Nesplora han creado este 'software', que facilita a través de unas gafas en 3D, que el paciente "se sumerja en un escenario relajante e interactúe con él", explican. Con ello, ponen en valor el estudio de la Universidad de Barcelona sobre el uso de realidad virtual en consulta publicado el años pasado en la revista 'Studies in Health Technology and Informatics', que concluyó la misma evidencia.

Y es que, el miedo al dolor futuro "provoca que éste se perciba con mayor intensidad", significan los especialistas. Por ello, este nuevo sistema permitirá que las consultas de dentistas y las intervenciones con anestesia local "se beneficien del programa", añaden.

En relación a ello, el psicólogo de Nesplora y figura activa en la investigación, el doctor Unai Díaz, observa que la percepción del dolor "tiene un importante componente psicológico en el que la atención juega un papel clave". Por esta razón, señala que cuando la atención del paciente está concentrada en el entorno de realidad virtual, "el umbral a partir del cual se siente el dolor se eleva".

En este sentido, manifiesta que cuando se produce esta situación los pacientes "tienen menos náuseas, una presión arterial más baja y piden menos analgésicos tras el tratamiento". De este modo, el programa, de tres horas de extensión y que puede interrumpirse cuando se requiera, también posibilita que los profesionales ·trabajen de forma más rápida y concentrada", concluye.