5 de noviembre de 2012

Mirabegron (Astellas) recibe el visto bueno de la EMA para el tratamiento del síndrome de vejiga hiperactiva

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Mirabegron, comercializado por Astellas Pharma como 'Betmigao', ha recibido la opinión positiva del Comité sobre Productos Médicos para su Uso en Humanos (CHMP, por sus siglas en inglés) de la Agencia Europea del Medicamento para el tratamiento de los síntomas del síndrome de vejiga hiperactiva.

Así lo confirman desde la compañía, al tiempo que indican que este medicamento está indicado "para el tratamiento sintomático de la urgencia, aumento de la frecuencia y/o incontinencia de urgencia en pacientes adultos afectados por esta enfermedad". Por ello, este organismo "ha recomendado conceder la autorización para comercializarlo", explican.

En este sentido, los expertos de Astellas Pharma reconocen que la decisión del CHMP "debe ser ratificada por la Comisión Europea", la cual se espera que emita su dictamen en un plazo no superior a tres meses. Si finalmente se concede esta autorización, mirabegron será "el primero de una nueva clase de fármacos para el tratamiento de este síndrome", confirman.

Además, ofrecerá a los profesionales sanitarios "una alternativa a los antimuscarínicos", que son la única opción de tratamiento oral aprobada hoy en día", aseguran. Este agonista del receptor adrenérgico beta 3 administra una vez al día estimulando este componente del músculo detrusor de la vejiga.

Con ello, consigue "la relajación vesical durante la fase de llenado del ciclo miccional, lo que hace que mejore esta función de la vejiga sin afectar a la presión de vaciado", señalan desde la farmacéutica. A estas conclusiones se ha llegado tras realizar siete ensayos clínicos en fases II y III, en los que más de 5.000 pacientes han sido tratados con mirabegron.

En todos ellos, este fármaco ha demostrado una eficacia "superior al placebo", ya que los pacientes han tenido que acudir al servicio "con menos frecuencia", experimentando también menos episodios de incontinencia, afirman los expertos. Además, se ha optimizado "la satisfacción con el tratamiento y el grado de molestia de los síntomas", concluyen.