4 de septiembre de 2019

EEUU reparte más de 1,8 mil millones de fondos para combatir la crisis de sobredosis de opioides

EEUU reparte más de 1,8 mil millones de fondos para combatir la crisis de sobredosis de opioides
OPIÁCEOSFLICKR - ARCHIVO

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) ha anunciado el reparto de más de 1,8 mil millones de fondos para que los países combaten la crisis de sobredosis de drogas, a través de la mejora del acceso a los tratamientos.

"Gracias al liderazgo del presidente Trump y al arduo trabajo de tantos estadounidenses en las comunidades locales, estamos comenzando a ganar la batalla contra la crisis de sobredosis de opioides. Nuestro país está viendo la primera caída en las muertes por sobredosis en más de dos décadas, más estadounidenses están recibiendo tratamiento para la adicción y se están salvando vidas. Al mismo tiempo, todavía estamos lejos de declarar la victoria", ha dicho el secretario del departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar.

Como parte de la estrategia de la organización para combatir la crisis de los opioides, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades se compromete a prevenir el uso indebido, la sobredosis y la muerte de los opioides, para lo que está repartiendo recursos, mensajes y fondos.

Este financiamiento ayudará a los gobiernos estatales y locales a rastrear los datos de sobredosis lo más cerca posible en tiempo real y los apoyará en el trabajo para prevenir sobredosis y salvar vidas. Se otorgarán fondos para el primer año a 47 estados, 16 localidades y dos territorios.

Estas subvenciones se otorgan después de que la Administración de Recursos y Servicios de Salud, en agosto, otorgara casi unos 400 millones en subvenciones a centros de salud comunitarios, organizaciones rurales e instituciones académicas para ayudarles a establecer y expandir el acceso a servicios de salud mental y abuso de sustancias.

A principios de este mes, el HHS también propuso modernizar las regulaciones que pueden plantear barreras significativas para el cuidado de los estadounidenses que padecen trastornos por uso de sustancias, incluida la adicción a los opioides, para asegurarse de que reciban la atención eficaz y coordinada que necesitan.

Para leer más